Columnistas

El futuro es hoy

La convivencia familiar marca para toda la vida. Hoy vivimos en un mundo muy diferente, los niños "vuelan" y nos sorprenden cada día con sus reflexiones. 

Lula Cano Por Lula Cano

La niñez, la mejor etapa de la vida. ¿Todavía recuerdas lo que te hacía feliz de niño?

Un día de paseo con papá y mamá, trepar árboles, corretear sin sentido detrás de un amigo, de una pandorga o un autito. Que papá te premie con un helado o algodón de azúcar, disfrutar de tu comida favorita hecha por mamá.

La convivencia familiar marca para toda la vida. Hoy vivimos en un mundo muy diferente, los niños “vuelan” y nos sorprenden cada día con sus reflexiones.

En un mundo tan globalizado, donde los chicos crecen con la Internet, los videojuegos y las redes sociales, los simples momentos en familia se pierden. Pero la solución no está en prohibir, sino en transformar.

Los adultos debemos de entender los cambios. No hay nada de malo con los chicos de hoy, las épocas son distintas y forzarlos a ser como “los de antes”, no está bien.

También existen otros niños a los que el mundo moderno ha enterrado. La extrema pobreza les impide seguir el ritmo. Ellos necesitan mucho más que apoyo de sus padres, nos necesitan a todos. ¿Pero qué podemos hacer nosotros?, dicen muchos. Las decisiones que tomamos hoy como adultos, marcarán su futuro. Aprender a ser padres, tíos, primos, ciudadanos responsables, es suficiente para apoyar el bienestar de los niños paraguayos. El futuro es hoy.

Dejá tu comentario