Columnistas

Autolesiones

Para algunas personas realizar este acto puede producir una falsa sensación de calma y liberación de la tensión momentánea que, por lo general dependiendo del nivel de tensión o de dolor emocional, los cortes serán más intensos y repetitivos. 

Paola Zapata Por Paola Zapata

La autolesión no suicida, a menudo denominada autolesión, es el acto de dañarse deliberadamente el propio cuerpo, como cortarse o quemarse. Normalmente, no pretende ser un intento de suicidio.

En cambio, este tipo de autolesión es una forma dañina de enfrentar el dolor emocional, la ira intensa y la frustración.

Para algunas personas realizar este acto puede producir una falsa sensación de calma y liberación de la tensión momentánea que, por lo general dependiendo del nivel de tensión o de dolor emocional, los cortes serán más intensos y repetitivos.

A veces al terminar la sensación de calma y tensión se presenta la vergüenza y es por ello que lo ocultan y eligen zonas no muy visibles, para evitar ser descubiertos

Se presentan casos en que los factores estresores: son problemas emocionales, conflictos sin resolver o no tener la capacidad de poder resolverlos y, en la impotencia, difieren que el dolor que causan esos cortes anulan el dolor emocional que están pasando.

El enojo también puede provocar el impulso de autolesionarse. Muchas personas se lastiman unas pocas veces y luego se detienen. Sin embargo, para otras, las autolesiones pueden volverse un comportamiento repetitivo a largo plazo.

Dejá tu comentario