Columnistas

Analfabetos emocionales

Son muchas las personas que sufren de analfabetismo emocional. Son hábiles en el dominio de competencias, disponen de un sinfín de títulos y maestrías, pero hacen la misma gestión emocional que un niño de 3 años. Ese aprendizaje no viene de fábrica y es una asignatura pendiente a la que deberíamos dedicar más recursos.

Los analfabetos emocionales probablemente han existido desde siempre y, desgraciadamente, con mucha probabilidad continuarán existiendo. Quizás solo ahora la sociedad y las instituciones educativas han concienciado la problemática,que no quiere decir que no existiera desde antes.

Se trata de una falta de recursos psicológicos y mecanismos emocionales con los que manejar mejor dimensiones como la tristeza, la rabia, el miedo o la decepción, nos hace a su vez más vulnerables a una serie de trastornos mentales.

De las emociones no se huye, se encaran para saber qué quieren decirnos. Es un modo de autoconocimiento que nos dota de fortalezas, que ofrece a nuestra mirada un prisma más amplio. No despreciemos la necesidad de estar “al día” en materia de emociones. Aprendamos a reconocer, expresar, gestionar y transformar esos sentimientos para que fluyan siempre a nuestro favor y no en nuestra contra.

Dejá tu comentario