Extra

Columnistas

¿Algo nuevo?

Melizza HebertPor Melizza Hebert

El reloj marcaba las 05:00 de la mañana. La Capital, con románticas y tenues luces, daba la bienvenida a la mañana, la vista era digna de una postal.

Tras la entonación del Himno Nacional, la tricolor flameaba reluciente en los cielos de Asunción. La madre de ciudades cumplía 481 años y además vestía su mejor gala para recibir una "nueva era".

El día llegó y después de tantas polémicas, y quizá hasta discordias, se dio el traspaso de mando. Hoy amanecemos con un nuevo presidente, Mario Abdo Benítez. El tiempo de Cartes terminó, ahora la Nación esta en manos de otra persona, y junto con él la esperanza de quienes lo votaron.

El gobierno de Horacio tuvo sus luces y sombras, aunque son más cuantificables las veces que estuvo "en el lado oscuro". Ayer en su primer discurso presidencial Abdo Benítez prometió y asumió los compromisos de construir un nuevo país con los jóvenes, de mejorar los sistemas de salud, de erradicar los "amiguismos" en la Justicia para que esta sea más independiente.

Se comprometió a luchar para que los secuestrados vuelvan a casa con sus familias, y resaltó que al terminar su mandato sería senador vitalicio, para que con su ejemplo se demuestre que nadie puede estar por encima de la Constitución Nacional y sus leyes, que tantas veces fueron atropelladas en la era del dueño de Tabesa.

¿Algo nuevo?, no. Muchos presidentes se comprometieron a lo mismo y al fin y al cabo cumplir con todo eso forma parte de sus funciones. Ojalá que sus palabras no se transformen en susurros al viento. Todos, como paraguayos (independientemente de que Marito sea o no "santo de nuestra devoción"), esperamos lo mejor para el país.

Son muchos los desafíos y la gente hoy ya no perdona, no duda en reclamar lo que no se puede callar, ya ipukúma la transición. En estos cinco años que vienen creo que lo que todos esperamos son cambios positivos, porque el deseo de tener un Paraguay mejor está en todos y cada uno de los habitantes de este suelo guaraní.

De HC lo único que se va a extrañar son los memes, pero se vienen nuevos: nunca faltan.

Dejá tu comentario