24 abr. 2024

Caen presuntos secuestradores de veterinario de Capitán Bado

Se trata de dos hombres mayores de edad, una joven de 19 años y un adolescente de 16 años. El rapto había ocurrido el miércoles 1 de febrero.

Detenidos en Belen.jpg

Los presuntos secuestradores cayeron en la ciudad de Belén, Departamento de Concepción (Foto: Policía Nacional).

Cuatro personas fueron detenidas, en el marco de la investigación del secuestro exprés, del que fuera víctima el veterinario César Luis Benítez Insfrán, de 28 años, de Capitán Bado, Departamento de Amambay, ocurrido el miércoles de la semana pasada.

Se trata de Gilberto Gill Giménez, de 52 años; Ingrid Rojas Robles, de 19 años; el brasileño Juliano Goncalves Horst, de 43 años; y otro brasileño, E.M.M, de 16 años.

Ocurrió alrededor de las 18:50 horas de hoy, en un procedimiento realizado por agentes de Antisecuestros de la Policía Nacional, de las oficinas regionales de Santa Rosa y Concepción, en la calle Julia Miranda Cueto casi Defensores del Chaco, ciudad de Belén, Departamento de Concepción, según se informó.

Del poder de los presuntos secuestradores fueron incautados elementos que se vinculan al caso investigado, de acuerdo al reporte oficial.

Los 4 serán puestos a disposición del Ministerio Público, donde deberán aclarar que actuación tuvieron en el hecho.

Herido en el cuello

A tempranas horas del pasado 1 de febrero, Benítez Insfrán confirmó mediante audios de Whatsapp, que había sido secuestrado, situación que movilizó enseguida a los efectivos de las oficinas regionales de la Zona Norte de Antisecuestro de la Policía Nacional.

Los familiares del veterinario no contactaron con los agentes y horas más tarde, el joven profesional fue encontrado, en ropa interior y con varios golpes en todo el cuerpo, además de una herida de arma blanca en el cuello, en una zona despoblada, cerca de un arroyo, en la colonia Ka’aguy Poty.

Tenía evidentes signos de que fue torturado y estaba en shock. De inmediato, fue llevado a un hospital, donde quedó internado.

Después, se supo que la familia llegó a pagar 30.000 dólares (más de G. 200 millones) por su liberación antes del mediodía de aquel mismo día.