17 jun. 2024

Balearon 11 veces a abogado y sobrevivió milagrosamente

Dueño de un hotel se defendió tirándole su celular al sicario. Indagan, como móvil, casos de feminicidio y sucesión en los estuvo trabajando.

Gerardo Bóveda Godoy levantó la mirada al escuchar el ronquido de la moto y vio de frente a su verdugo. El abogado de 57 años disfrutaba de los primeros minutos de la hora 21 del sábado sentado en la vereda de su casa, en el barrio Jardín Aurora de Pedro Juan Caballero.

Acompañado de su esposa Silvina Figueredo, revisaba su celular cuando apareció el sicario y la primera reacción que tuvo fue lanzarle su teléfono contra su casco.

Pero pese a que su protección se rompió, el desconocido no paró de apretar el gatillo. Él y su esposa no tuvieron de otra que levantarse y correr, pero el criminal seguía disparando a quemarropa.

“Las vainillas recogidas en el lugar fueron 11, pero los médicos explicaron que un proyectil puede ingresar varias veces en el mismo cuerpo. Por ejemplo, primero entró en su brazo y luego traspasó su cuerpo”, relató a EXTRA el oficial Gabriel Jiménez.

Presentaba en total 15 impactos, fue auxiliado al hospital Viva Vida y luego trasladado al regional donde fue operado de urgencia y continúa internado.

 Gerardo Bóveda Godoy, víctima del atentado

Gerardo Bóveda Godoy, víctima del atentado

Feminicida en la mira

El comisario Abel Cantero, de Homicidios de Amambay, comentó que Bóveda ya está fuera de peligro, por lo que pudieron conversar con él. Este afirmó que no recibió amenazas.

“Tomamos algunos datos que creemos que pueden orientarnos, pero aún no tenemos una hipótesis clara”, explicó.

“La última intervención que tuvo fue la condena de una persona que cometió un feminicidio. Él actuó de querellante y los familiares (del condenado) quedaron bastante molestos”, contó Cantero.

El condenado fue Aldo Alexis Portillo Ferrari por el crimen de Zulma Meza Rojas. Se lo condenó luego de 9 años de proceso en diciembre, ocurrió en octubre del 2013.

Lleva complicado caso de una sucesión

Cantero manifestó que la víctima también mencionó que el ataque podría tener algo que ver con un caso de sucesión que está llevando para una de sus clientas.

Además, el abogado es también propietario de un hotel ubicado al lado mismo de su vivienda, donde ocurrió el intento de homicidio.

Todo lo ocurrido fue comunicado al ministerio público que ya investiga las posibles hipótesis.

Un detalle bastante llamativo fue que a dos cuadras del hecho, la policía halló el casco del pistolero. El mismo fue llevado a laboratorio forense para su inspección.

Atentado contra abogado en Pedro Juan Caballero