04 mar. 2024

Se fueron a comprar caña y mató accidentalmente a su amigo

El autor dijo que se asustó y escapó. Caminó 20 kilómetros, pero la policía lo encontró en el camino.

mató a su amigo.jpg

El detenido dijo que no quiso matar a su amigo, que el arma se disparó sin querer.

“Yo no quise matarle, fue accidental”, fue lo primero que dijo Daniel Fretes Amarilla cuando la policía lo encontró caminando sin rumbo fijo en la localidad de Teniente Pico. Al menos 25 kilómetros había caminado durante la madrugada sin saber a dónde exactamente ir luego de asesinar, según él, accidentalmente a su amigo.
Patricio Escobar Portillo murió de un escopetazo que atravesó su cuerpo alrededor de las 23:15 del domingo.
“La estancia queda en Teniente Pico, a 110 kilómetros de Mariscal Estigarribia, donde nosotros estamos. En esa estancia hay una carbonería, ahí trabajaban el fallecido y el autor”, relató el subcomisario Antonio Garcete, jefe de la comisaría sexta de Mariscal Estigarribia, departamento de Boquerón.
El uniformado comentó que, de acuerdo con el relato del detenido, todo empezó cuando salieron juntos en la noche del domingo para comprar caña. Caminaron un largo trayecto y de regreso a la estancia, cuando ya estaban a 5 kilómetros de llegar se sentaron a la vera del camino a beber.
Como él cargaba la escopeta, Patricio le pidió prestada y cuando le pasó el arma ocurrió la tragedia.
“Salió el tiro, yo no le maté. Me asusté, agarré la escopeta y salí del lugar. Accidental fue, él es mi amigo, mi compañero de trabajo”, insistió el autor del hecho.
Pero todo se supo cuando el patrón de ambos preocupado porque no regresaban a la estancia decidió ir a buscarles cerca de la medianoche. Luego de mucho intentar comunicarse con ellos por teléfono, salió a bordo de una camioneta de la estancia y en un camino de tierra encontró el cuerpo de uno de ellos.
“Intentó llamar al 911, pero no salía. Intentó muchísimo, pero a las 5 de la mañana recién pudo comunicarse”, comentó el comisario Garcete. Cuando los policías fueron hasta la zona alertados por el sistema de Emergencias llegaron hasta un cuartel militar donde un vecino avisó que un muchacho llegó hasta su casa para pedir agua y ofreció a cambio una escopeta.
“A 500 metros le encontramos. Le verificamos y encontramos las balas del arma en su bolsillo. Le preguntamos dónde puso la escopeta y nos mostró dónde dejó”, continuó el jefe de la sexta.
Por disposición del Ministerio Público, el cuerpo fue trasladado hasta el hospital de Mariscal Estigarribia donde fue inspeccionado por un médico forense y posteriormente entregado a sus familiares. El autor quedó detenido en sede de la comisaría sexta.