Actualidad

Salud se prepara para lo peor y recibe primer lote de bolsas mortuorias

Un riguroso protocolo en caso de muerte por coronavirus establece que los familiares pueden despedirse del fallecido solo a dos metros de distancia, con los equipos de seguridad puestos, antes de que el cadáver sea retirado de la sala donde falleció.

Un primer lote de 1.000 bolsas mostuorias ya fueron recibidas, ante la pandemia del coronavirus, confirmó el doctor Juan Carlos Portillo, director de Servicios y Redes del Ministerio de Salud, quien dijo que se trata de “una primera partida, de un lote mayor”, que sería de 5.000.

“Así como nos estamos preparando para atender a los pacientes que pudieran presentar signos del Covid-19, también tenemos que prepararnos para el manejo de los cadáveres”, señaló en comunicación con radio Monumental 1080 AM.

Portillo sostuvo que hay un protocolo bastante estricto para el tratamiento del cuerpo de un fallecido, que sea caso sospechoso o confirmado de coronavirus. El mismo fue publicado en la web del Ministerio de Salud.

Antes del traslado:

El cadáver debe ser trasladado lo antes posible desde la sala donde se encuentre, hasta la morgue. Se debe limitar al máximo su manipulación.

Antes de proceder al traslado del cadáver, debe permitirse el acceso de los familiares para una despedida, sin establecer contacto físico a una distancia de por los menos 2 metros, y utilizando una bata desechable, guantes y mascarilla quirúrgica.

Preparación del cadáver:

El personal del Servicio de salud autorizado para la manipulación del cadáver deberá contar con los Equipos de Protección Personal (EPP) y deberá realizar los siguientes pasos para el alistamiento del cadáver:

Cubrir todos los orificios naturales con algodón impregnado de solución desinfectante. El

cadáver se deberá envolver en su totalidad sin retirar catéteres, sondas o tubos que puedan contener los fluidos del cadáver, en tela anti fluido o sábana.

Pasar el cadáver a la bolsa mortuoria para traslado, con la sábana o tela antifluido que cubre la cama donde fue atendido el paciente

Una vez que se ha colocado el cadáver en la bolsa para traslado, tras el cierre de la misma se debe desinfectar el exterior.

Culminado este proceso, aplicar las técnicas de lavado de manos con agua y jabón después de la manipulación de los cuerpos.

Cuidados durante el traslado:

Colocar el cadáver en bolsa mortuoria con cremallera específica para cadáveres de 150

micras o más de espesor y resistentes a la filtración de líquidos. Realizar desinfección de

bolsas con desinfectante de uso hospitalario, previo al traslado.

Aplicar las técnicas de lavado de manos con agua y jabón después de la manipulación de los cuerpos.

El transporte, se efectuará en el menor tiempo posible, con el fin prevenir la exposición de los trabajadores y comunidad general al virus COVID-19.

El traslado interno del cadáver deberá realizarse siguiendo la ruta interna establecida por el Servicio de salud, garantizando las condiciones de bioseguridad sin poner en riesgo al personal de salud, funcionarios, pacientes, familiares y usuarios.

El personal de salud informará al personal que realizará servicio fúnebre de traslado del

cadáver las actividades que se realizaron con el cadáver en el ambiente hospitalario, los

cuidados a tener en cuenta y normas de bioseguridad a cumplir para disminuir los riesgos al momento de realizar el traslado y destino final del cadáver.

Desinfección del lugar donde ocurrió el deceso:

En el área donde ocurrió el deceso, se debe realizar la limpieza y desinfección de toda la

zona y elementos utilizados (cama, cabecera, colchonetas, puertas, cerraduras, ventanas, baño, etc.), y se debe descartar todos los Elementos de Protección Personal (EPP) descartables que fueron utilizados.

Se debe garantizar el manejo y la eliminación segura de los residuos generados en el

proceso y manejo del cadáver

Destino final del cadáver:

El destino final puede ser entierro o incineración. Para el destino final, el cadáver debe ser trasladado a la morgue o depósito de cadáveres, allí debe estar presente el personal del servicio funerario para depositar el cadáver en ataúd en caso de inhumación o contenedor de cremación y proceder a introducir el cuerpo dentro del mismo.

Se debe evitar realizar velorios.

No se recomienda realizar autopsias, salvo indicaciones específicas.

El protocolo de manejo de cadáveres en caso de sospecha o confirmación de coronavirus fue publicado el pasado 15 de marzo. Ingresá: https://www.mspbs.gov.py/dependencias/portal/adjunto/a92569-MANEJODECADAVERESCOVID19PYIAAS.pdf

Dejá tu comentario