Actualidad

Pide a la Virgen de Caacupé que su hija vuelva a caminar

Mañana es el santo ára de de la madre común de los paraguayos. Promeseros buscan un milagro y se encomiendan a ella.

Las cristalinas aguas del Tupãsy Ykua de Caacupé mojaban suavemente los piecitos de Adi, mientras su papá la sujetaba de los brazos y rezaba a la madre de los paraguayos. Hasta allí llegaron el pasado 13 de noviembre, cuando no había aun una prohibición para ingresar.

A sus siete años, la pequeña no camina a causa de un derrame cerebral que tuvo al nacer, pero la fe que la familia le tiene la Virgen de Caacupé es más fuerte que todo pronóstico médico. Desde Minga Guazú, Alto Paraná, viajaron hasta la capital espiritual del país porque confían en que las aguas del surgente sanarán a Adi y que ella podrá hasta correr.

Fernando Stok (39), su padre, cree en los milagros. “Todos tenemos un deseo, mi hija no camina y por eso estamos llevando el agua bendita para que ella haga el milagro y camine pronto”, dijo el hombre a EXTRA. Mañana es el santo ára de la virgencita y la familia de Adi espera con fe que la pequeñita corra en brazos de mamá y papá.

Testimonio:

"Es milagrosa"

“Siempre me encomendé a la Virgen, ella me hizo el milagro cuando nació mi segundo hijo porque casi se murió al nacer. Los doctores habían dicho que él no iba a vivir, pero hoy en día tiene cinco años y le doy gracias a ella por todo”, Lucía Zárate de Luque.

Dejá tu comentario