Actualidad

Payesera pagó a sicario para que mate a rival de su clienta

La adivina no pudo cumplir un trabajo y decidió ordenar la muerte de su clienta. Ocurrió en el año 2019.

Diez horas duró la intensa deliberación del juez André Milani. En el juzgado número 2 de lo penal del foro de Chapecó, el magistrado decidió que un paraguayo pasará casi 16 años tras las rejas. El criminal, con antecedentes por homicidio en nuestro país es nada más y nada menos que un asesino a sueldo, que debía -en el año 2019- acabar con la vida de una brasilera.

Pero al igual que su mandante, Derlis Ramón Giménez Lesmo no consiguió su objetivo. El intento de homicidio fue en el centro de la ciudad al occidente de Santa Catarina, en la tarde del lunes 3 de junio de 2019 y lo había ordenado una gitana contratada por una mujer de 63 años para separar a su exmarido de la mujer con la que formó pareja luego de su separación.

Pero la adivina no pudo conseguir que el hombre deje a su enamorada María Aparecida Moraes, quince años menor que la empresaria; entonces, junto con su payesera trazó un macabro plan para deshacerse de la pareja de su exmarido.

El plan parecía perfecto: el asesino fue contratado por el marido de la payesera y viajó desde Ciudad del Este más de 400 kilómetros para concretar el asesinato. Oriundo de Pedro Juan Caballero, Derlis ya tenía experiencia en el sicariato. Luego de cometer el crimen disfrazado de un fatal robo, el asesino iba a huir y la bruja ya no tendría encima suyo a la empresaria reclamándole resultados en el trabajo que le había asignado.

Después de sacarle el bolso a la empresaria, Derlis le disparó a la mujer tres veces en la cabeza frente a una sucursal bancaria. Pero la mujer fue rescatada, operada y recuperada. Derlis escapó de la escena en una motocicleta y 20 minutos después fue detenido por la Guardia Municipal en el barrio del Seminario.

Con un documento trucho trató de chulear a la justicia rapái, pero tras hacer cruces de información con sus pares paraguayos los policías pillaron su verdadero nombre, su historial policial y que tenía una orden de detención pendiente en Paraguay.

A la policía le llamó la atención desde un principio que el autor disparara dos veces a la cabeza de su víctima solo para robar una cartera con muy poco dinero. Y luego de revisar el celular del hombre descubrieron todo. La mandante, confesó haber actuado por celos. Derlis Ramón también reveló que fue contratado para el crimen y que iba a recibir 35.000 reales (G. 44 millones aproximadamente al cambio actual) por el trabajo.

Según los antecedentes del caso, la mandante le dio 340 mil reales (unos 500 millones de guaraníes) en cheques a la adivina, más la promesa de 800 mil reales (más de 1.100 millones de guaraníes) después de concretarse el atentado. El primer pago se hizo en diciembre del 2018 pasado y la negociación duró seis meses.

La adivina, su esposo y la autora intelectual del crimen también son acusados en el proceso. Todos responden por intento de homicidio agravado.

Dejá tu comentario