Extra

Actualidad

Pavão: "Yo construí en Tacumbú una iglesia, un comedor y celdas para 99 presos"

En Tacumbú, Jarvis Chimenez Pavão ocupó durante 8 años una celda VIP que tenía tres habitaciones, una TV pantalla plana, nevera, cama matrimonial, entre otras comodidades. En contrapartida, asegura que construyó iglesias, realizó obras sociales, distribuyó 1.200 litros de leche de soja cada 3 días y promovió el deporte entre los reclusos.

Embed

Así lo afirmó en una videoconferencia que fue publicada este viernes por el medio brasileño Estadão, desde la prisión federal de Mossoró, en donde Pavão, a quien llaman "Patrón", cumple una condena de 10 años y 9 meses de cárcel por narcotráfico.

Durante su reclusión en Paraguay, a él lo trataban de 'leka', 'jefe', 'patrón' y 'padre de todos'. Era muy temido, admirado y, al mismo tiempo, respetado por los demás, de acuerdo a los fiscales del caso. Jarvis en el video sobre su estadía en Tacumbú y sopre las supuestas mejoras que hizo en el penal.

"De los 4 mil internos que estaban presos allí, mil no tenían condiciones. Yo construí dentro de Tacambú 1.100 metros de obras en cuatro pabellones. Allí puse cursos de computación, colocé equipos para cortar el pelo, compré la máquina de cortar", manifestó.

Pavão dijo que además construyó la iglesia adventista, un comedor y celdas para 99 presos con 33 camas de tres pisos. “Todo para que ellos pudieran recibir una educación espiritual, pudieran aprender una profesión. Durante cuatro años que funcionó ese pabellón, más de 300 personas fueron bautizadas. Construí una biblioteca con más de 2.000 libros. Ciertas cosas no se cuentan", agregó.

Aunque estuvo preso desde 2009, Pavão siguió comandando el PCC desde la cárcel y se dedicaba a traficar cocaína desde Bolivia, Perú y Colombia, teniendo como depósito Paraguay, dice la publicación brasileña que se basó en un informe del Ministerio Público Federal.

En el 2016, se descubrió que el recluso tenía muchos privilegios dentro de Tacumbú y lo trasladaron a la Agrupación Especializada, por seguridad. Tras mucha controversia y resoluciones invalidadas, Pavão fue extraditado en diciembre del año pasado y desde entonces se encuentra en la cárcel de Río Grande do Norte. El pasado martes, se conoció su condena.

Nota relacionada: 

Embed

Embed

Nota relacionada: 

Embed