Actualidad

“Obsceno es cómo usan a los niños para criminalizarnos”

Embed

La obra artística de Bruno Comas fue la piedra del escándalo que se viralizó en redes sociales tras el Besatón organizado el jueves por SOMOSGAY, en la Plaza de las Armas, de Asunción. La Secretaría de la Niñez y la Adolescencia (SNNA), tomó fotografías y fragmentos del video, donde supuestamente un hombre se tocaba los genitales ante la atenta mirada de niños y denunció ante la Fiscalía actos de exhibicionismo y homosexuales con menores de edad.

El artista, en contacto con EXTRA, respondió a las críticas diciendo: “La hipocresía con la que se usa a esos niños para criminalizarnos es lo que me parece obsceno”. Comas explicó que en el Festival por el Día Internacional contra la Homofobia presentó un “performance” (obra artística) denominada “No me mates, Paraguay”.

“La obra interpretó la violencia y las agresiones que vivimos la comunidad LGTB en Paraguay. La tomaron como obscena porque no estamos acostumbrados a que el cuerpo sea utilizado para expresar temas incómodos”, argumentó Bruno.

Aseguró que su obra no tuvo escenas sexuales y explicó que la polémica imagen donde se “manosea”, en realidad, fue el momento en que sacó purpurina de sus pantalones y la arrojó al aire al finalizar la obra.

Los menores

El artista utilizó látigos, sangre artificial y audios de insultos contra los trans, gays y lesbianas. Bruno admitió que el contenido no es sugerido para “niños muy pequeños”. Sin embargo, aseguró que, al no poder evitar la presencia de las criaturas, tomó recaudos.

“A los niños en el video se los ve jugando, interactuando. Ninguno fue incomodado, muchos se acercaron amigables durante y después (de la obra) y se les explicó que era una representación”, señaló.

Nota relacionada: 

[embed]http://www.extra.com.py/actualidad/los-ninos-hasta-ahora-juegan-a-los-besos-gay.html[/embed]