17 jul. 2024

No le quisieron pagar por su permiso de maternidad, denunció

Contó que ni le dejaban comer a hora y su bebé nació con bajo peso. El spa está ubicado en Manzana T de Villa Morra.

image (88).jpg

La afectada contó en su cuenta de Instagram todas las penurias que pasó trabajando en el local.

Una joven relató los terribles maltratos que le tocó aguantar durante su embarazo, para que a su bebé no le falte nada. Sin embargo, luego de dar a luz, el spa de manos y pies, donde trabajaba, no le quiso pagar por su permiso de maternidad.

“Yo solo les pedí dos meses de permiso, de los cuatro que me corresponden y que por cada mes me den G. 1.000.000 para cubrir mi alquiler, monto que es muy poco comparado a lo que me tenían que dar, pero igual no quisieron, entonces no me quedó de otra que hacer público todo lo que aguanté”, contó la afectada Noemí Morel.

Según relató, su bebé nació con bajo peso debido a que ni podía comer bien y a hora en su lugar de trabajo, pues su jefa no quería. “Me decía si prefería más comer que el trabajo, entonces no me quedaba de otra que trabajar. Normalmente salía a almorzar entre las 15:00 y 16:00 y todo apurada porque nos decía que ya había clientas”, contó.

La misma alegó que aguantaba todo por su bebé y porque pagaban bien, le daban 40% de todo lo que hacía en el mes y sacaba casi G. 5 millones, pero recién el 10 de cada mes les pagaban y a la mayoría de veces en cuotas.

La joven tiene grabaciones y capturas de pantalla como prueba de su denuncia, además del apoyo de excompañeras y hasta de clientas.

“En una de las grabaciones se escucha que le digo que solo pido 30 minutos para comer, pero ni eso aceptaban, muchas veces algunas clientas se apiadaban de mí y me compraban empanadas para poder aguantar”, manifestó.

Comunicado

En su cuenta de Instagram, realizó las denuncias que rápidamente se viralizaron y llegaron a oídos del spa, llamado “En buenas manos la Central”, que está ubicado dentro de Manzana T de Villa Morra.

La dueña, Yohana Romero, sacó un comunicado, diciendo que la joven presta servicios como comisionista en el spa y que en ningún momento se opuso que inicie su reposo, señalando que la misma trabaja como profesional independiente.

“Niego categóricamente la existencia de maltrato físico, pongo a disposición de la supuesta afectada, de las autoridades y de quien guste todas las grabaciones del circuito cerrado que obran en mi local”, señala en el escrito.

Por otra parte, dice que la joven recibió la totalidad de las comisiones generadas y que ella firmó un documento.

“Yo me asesoré en el Ministerio del Trabajo, donde me dijeron que por más que yo cobre por comisión, ella debe de pagar el permiso de maternidad, porque tengo un horario, que es de 10:00 a 22:00 de lunes a lunes”, aclaró la joven.