Extra

Actualidad

Julio Cabañas: "Él me dijo: muy mal me agarró el disparo"

El comisario imputado por homicidio doloso reiteró que él no mató al subcomisario y contó cómo ocurrió todo ese día.

El comisario Julio Cabañas, imputado por homicidio doloso tras la muerte de su camarada Arístides Peralta el pasado jueves en un operativo policial en Fernando de la Mora, relató cómo se sucedieron los hechos ese trágico día. Quebrado en un momento, reiteró que el balazo mortal no provino de su arma y que jamás quiso disparar a Peralta, porque era su amigo desde hace tiempo.

“Ese día recibí un llamado a las 9:30 de la mañana avisándome que tenía un trabajo de inteligencia antes de las 12:00. Agarré mi vehículo y me fui a la jefatura del Departamento Central. Al llegar, le encontré al suboficial Paiva y a Peralta. Ahí recién me enteré (de qué se trataba el operativo) y Peralta lo mismo (...). Yo les dije que teníamos que organizar bien porque es un caso serio, asalto de un banco”, relató a Telefuturo el comisario Cabañas.

Dijo que fue llamado por tener experiencia en tareas de inteligencia, al igual que Peralta. “A las 11:30 o 12:00 ya estuvimos en el lugar, mirando el banco que supuestamente tenía que abrirse a las 13:00. Inclusive almorzamos juntos los tres, empezamos a estudiar el caso, si es que ocurría dónde iba a ser la salida”, prosiguió.

Cuando le preguntaron por qué dejaron que ocurra el asalto en lugar de evitarlo antes de que se consume, dijo que no podían porque había mucha gente en el supermercado y los alrededores y que era probable que gente inocente salga herida. “Además, no les conocíamos a los delincuentes”, agregó Cabañas.

Embed

Dijo que esperaron en su vehículo particular, vieron a dos sujetos estacionar frente a ellos un auto blanco y bajarse; pero no le dieron mucha importancia. Segundos después, el agente de la Policía que estaba dentro del súper ya les avisó que los funcionarios estaban en el piso.

Después ya vieron salir 4 personas armadas y Cabañas avisó por radio a las fuerzas especiales para que se posicionen. Para su sorpresa, los delincuentes se subieron al auto que estaba frente a ellos. “Ahí comenzó todo”, dijo el comisario imputado. El personal de la GEO se bajó y comenzaron los disparos; Cabañas dijo que comenzó a correr.

Embed

“‘Ajejapi vai, jefe’ (muy mal me agarró el disparo), me dijo (Peralta). Yo escuché al fondo, no pensé que podía estar tras mío, porque hay un delincuente que se bajó detrás mío y yo le tenía en el ángulo. Yo creí que era el delincuente, pero cuando me gritó, hice un movimiento, es propio del ser humano cuando ve a alguien conocido, es muy diferente. (...) Yo tenía mi arma en posición de 45 grados, posición de descanso ya (…). Se me escapa el tiro pero yo sé dónde fue el tiro, por el cordón”, continuó diciendo. Luego lo socorrió, pero ya fue muy tarde.

Dejá tu comentario