16 jun. 2024

“Es Osvaldo”, lo último que dijo en brazos de su hermana

Criminal hackeaba cuentas para estafar: Katia soñaba ser azafata para “volar por todo el mundo”.

katia feminicidio.jpg

Katia soñaba recibirse de azafata y recorrer el mundo volando de aquí para allá.

“Era un ser de luz, tenía 20 años, soñaba volar por todo el mundo”, expresó Yohana Brítez. Tratando de ocultar un poco su dolor, la hermana de Katia contó que ella estudiaba para ser azafata. La chica, que este viernes debía cumplir 21 primaveras, fue asesinada en Lambaré por su exnovio, quien la arrolló en las primeras horas del domingo.

Yohana recordó que, al principio, ellos ni se dieron cuenta de que el conductor estaba chocando a la chica. “Escuchamos los ruidos y salimos porque nuestros perritos estaban haciendo mucho barullo. Le pedí a papá que grabe, que no salga, después veo que estaba bajo el auto”, señaló.

Se acercó a ella y la tomó en sus brazos. “Es Osvaldo”, le dijo con la poca fuerza que le quedaba y cerró sus ojos. Katia murió poco más tarde. “Que se haga justicia, solo eso queremos”, dijo.

El crimen consternó a todo el país no solo por la forma en que ocurrió, sino además, por los datos que de a poco fueron surgiendo, dejando ver el perfil criminal de Osvaldo Luis Zaracho.

Robó auto del socio

Todo el entorno de ambos sabía del conflicto que arrastraban tras su separación a principios de año, luego de dos años de relación. Guzmán Florentín, dueño del coche que usó Osvaldo, declaró a Chaco Boreal (1330 AM) que él no le prestó su coche a Osvaldo, sino que lo robó.

Señaló que él y el feminicida estaban compartiendo en una casaquinta en Capiatá hasta que Osvaldo “pilló algo que no le gustó” y aprovechó que algunos amigos sacaban cosas de su auto para robarlo.

Dijo que quería sacar también algo, subió y rajó. “Ahí empiezo a gritar que me estaban robando el auto. Salió levantando polvo detrás de la quinta”, manifestó Guzmán.

Mencionó que se fueron hasta barrio San Pablo en Asunción y, al no encontrarle, decidieron ir a Lambaré, porque algo les decía que se fue a la casa de su ex.

Acusado por estafa

Otra grave acusación hizo a través de sus redes sociales Laury Martínez, una chica de 20 años que lo denunció a Osvaldo.
Había sido, las redes de Kati no fueron las únicas que el joven hackeó.

En julio último, Laury también lo denunció por usurpar sus redes para estafar.

Usaba el perfil de Instagram de la chica para supuestamente vender fotos íntimas de ella. Pedía plata a incautos que le transferían a una cuenta a nombre de él.

Su papá es dire del Panchito

Un dato no menor que saltó ayer fue que el papá del feminicida Osvaldo Luis Zaracho es el director del Centro Educativo de Menores de Itauguá, Osvaldo Daniel Zaracho.

El funcionario de Justicia pasó por varios otros centros del país.

Ayer, del Panchito se escaparon 4 menores saltando el tejido de la valla perimetral, informó la Policía.

Se usarán tobilleras

“Estamos ultimando los detalles para la aplicación”, manifestó el comisario retirado Óscar Pereira a Monumental sobre la implementación del uso de tobilleras para personas que tengan prisión domiciliaria.

El viceministro de seguridad interna informó que, luego de 6 años de promulgarse la ley, en estos primeros 100 días de Gobierno del presi pyahu se espera que se reglamente todo para poner en marcha.

Están a full laburando Justicia, Fiscalía y Policía para meter pata lo antes posible.

El psiquiatra José Vera opinó también que los violentos deben hacer sí o sí tratamiento psiquiátrico, más aún si amenazan de muerte.

Polis serían indagados

Laura Romero, fiscala del caso, informó ayer que no se descarta la apertura de una carpeta investigativa contra los oficiales de la comisaría 17.ª Central.

Esto, debido a que Osvaldo tenía una orden de restricción desde febrero de este año cuando atropelló con una pistola la casa de su ex. Hace una semana, la familia informó que la hostigaba y no actuaron.