Extra

Actualidad

En la cárcel emprendió negocio y ahora exporta termos y guampas

A veces tienen tantos pedidos que se quedan a trabajar hasta la noche.

Roni Freitas decidió iniciar un negocio de guampas y termos forrados hace más de un año, siendo interno de la Unidad Penitenciaria Industrial Esperanza (UPIE), del barrio Roberto L. Petit de Asunción.

El emprendedor, de 40 años, cumple una condena de 14 años, primero en Tacumbú y ahora en la UPIE, pero decidió darle un giro a su vida. Aprendió a trabajar en cuero y, por más que dice que no se considera todavía un experto en la artesanía, ya está produciendo en lote con un socio.

Vende sus mercaderías en supermercados, minimercados y una cervecería, también ya tiene pedidos en el mercado brasilero. A veces tienen tanto que hacer que emplean a 30 personas y trabajan hasta las 18:00 o 20:00, publicó el Ministerio de Justicia.

“Lo mejor que puedo contar es que aquí no hay patrones ni empleados; somos hermanos, nos alentamos, nos ayudamos. Me siento victorioso porque desde adentro trabajamos, ganamos todos”, dijo Roni sobre trabajar en prisión.

En su línea de productos tiene carteras, porta termos, guampas, termos para agua fría y caliente, con bordados y decorados, para hombres y mujeres.

Roni_Freitas_Producto2.jpg

Dejá tu comentario