24 feb. 2024

Dice que payesera mató a 3 de sus hijos con sus trabajos

Acusada de hechicera fue asesinada de 11 balazos. Víctimas de supuesta macumbera se pudrían y tenían gusanos, contó.

Blank 3 Grids Collage (1).jpg

Roberto Sanabria fue detenido como el presunto autor del asesinato. Las huellas de su zapato lo delataron.

Gentileza

Tras el brutal asesinato de la supuesta payesera indígena Virginia González (48) y su marido, Crispín Centurión (78), una vecina de nombre Lupa Martínez relató que tres de sus hijos fallecieron en extrañas circunstancias, después de que la ahora difunta los haya “embrujado”.

La doña vive en la comunidad Fortuna de Curuguaty, Canindeyú, al lado de la casa de la supuesta macumbera. Mencionó que la misma Virginia le había dicho que realizó trabajos a sus hijos, que murieron con los cuerpos agusanados.

abuela.JPG

Lupa Martínez, vecina de la asesinada.

Gentileza

Ña Lupa expresó que no está feliz con la muerte de la mujer, pero dice que ahora estará más tranquila. “Yo no creía en esto, hasta que vi a mis hijos quedar piel y hueso. Recorrieron varios hospitales y nadie sabía lo que tenían. En los últimos meses, sus cuerpos comenzaron a pudrirse y a tener gusanos”, dijo la entrevistada.

“Esa señora (Virginia) me confesó que ella hizo todo esto y que no voy a poder remediar”, añadió.

Actualmente, otra de sus hijas está enferma y nadie sabe lo que tiene. “Un médico ñaná me dijo que le hicieron payé y mi hija me contó que ña Virginia le había dicho luego ‘kechê nde jukahara’ (alguna enfermedad degenerativa) y desde hace 7 meses comenzó a enfermar y bajar mucho de peso”, lamentó.

“Yo ni para ir al almacén pasaba frente a su casa para evitar problemas, pero igual ella nos maldijo”, agregó.

Por su parte, Perla Centurión, hija de la asesinada, dijo a EXTRA que todo lo que dicen por su mamá es mentira.

hija.JPG

Perla Centurión, hija de la víctima fatal

Gentileza

“La gente venía junto a ella para que cure ojeo o que le dé remedios para calmar los dolores de panza, pero no era médica ñaná ni payesera”, tiró.

¿Una Trampa?

Tres días antes del asesinato, una señora de otra comunidad le escribió a ña Virginia pidiéndole ayuda para su hijo enfermo. Ella le recetó algunos remedios, pero la doña insistía en que vaya a su casa, por lo que el viernes a la mañana se fue y por el camino fue asesinada de 11 balazos por un tal Roberto Sanabria, mientras que su marido recibió 9 disparos.

“Esto fue una trampa, porque después esta señora ya no le escribió más”, señaló la hija.

“La gente inventa todo para que dejemos de buscar justicia, pero yo no voy a descansar hasta que los que mandaron a matar a mi mamá y papá vayan a la cárcel”, dijo, señalando a unos vecinos de ser los autores morales, ya que habrían sido amenazados por ellos.

oll.JPG

Virginia González, fallecida.

Teresa Garcete

Por venganza

Roberto Sanabria (35) fue detenido como autor del doble asesinato, y confesó a las autoridades que lo hizo para vengar la muerte de su tío, quien también murió “todo podrido” a causa de la brujería que le hizo supuestamente la ahora fallecida.

Fue detenido mediante dos testigos, quienes informaron cómo estaba vestido, además, las huellas coincidían con el zapato que tenía puesto al momento de la detención. Otro joven, de nombre Ezequiel Esteche, está siendo buscado por la Policía por actuar como “campana” para Roberto.

Imputado

Roberto Sanabria fue imputado por homicidio doloso, por el fiscal Néstor Narváez, quien pidió su prisión preventiva.

Por otra parte, los familiares de las víctimas fatales piden justicia y aseguran que Sanabria fue contratado por otros.