Actualidad

Detectan más de 80 casos en albergue de donde uno se fugó

Sube la curva de contagios con 101 nuevos contagiados.

Un gran barullo armaron los más de 100 compatriotas procedentes de Brasil, albergados en el Polideportivo de la Univerisdad Privada del Este, en la capital del Alto Paraná, cuando las autoridades locales sanitarias se disponián a separar a las 14 personas que dieron negativo a la prueba de COVID-19, para ser llevadas a otro sitio, donde seguirán en aislamiento por un semana más, por precaución, informó el corresponsal Édgar Medina.

Ayer se confirmaron más de 80 casos de la enfermedad en ese lugar, por lo que deberán continuar en cuarentena, pero no querían que nadie salga.

La protesta surgió cuando los responsables de la X Región Sanitaria llegaron con los resultados y anunciaron la separación del grupo.

Se tuvo que recurrir a la Fiscalía y a la Policía, además del resguardo de agentes antimotines del Grupo Especial de Operaciones e incluso militares, para calmar los ánimos de los repatriados, quienes se sorprendieron al recibir los resultados, ya que esperaban poder salir sin problemas, tras 12 días de encierro obligatorio.

Incluso, se informó que uno de los albergados intentó quitarse la vida, cortándose las venas de ambos brazos, pero fue auxiliado y lo llevaron al hospital del IPS local.

Al final, realizaron pedidos a intendentes y concejales de sus respectivos domicilios, a través de una nota que pidieron a las autoridades que redacten. Entre los reclamos, se escuchó que pasaron frío de noche, mejoras en la alimentación y traslado a otro sitio.

De este albergue se había fugado, entre la noche del lunes y la madrugada del martes, Javier Alarcón Caballero (22), quien fue detenido cuando se disponía a cruzar el lago Yguazú en balsa para dirigirse a su casa ubicada en Tembiaporã, departamento de Caaguazú.

Dejá tu comentario