Extra

Actualidad

Condenaron a dos estafadores a devolver más de 200 millones

La pareja dio ocho cheques con cuentas canceladas a una de las víctimas. Ambos tienen 4 años para saldar la deuda con el hombre y con la justicia.

Dos personas acusadas de estafa en el 2010 fueron condenadas por un Tribunal de Sentencia en Ciudad del Este, Alto Paraná. Se trata de Sonia Teresa Larreinegabe y José Javier Candia López.

Ambos son autores de una millonaria estafa en la que resultaron afectados dos hombres que decidieron concretar un negocio.

Todo comenzó en 2009, cuando Julio César Espínola le vendió una estación de servicio ubicada en Hernandarias a Evan Benito Ovelar, quien pagó la transacción con ocho cheques que totalizaban G. 225.000.000.

Estos cheques que habían llegado en manos de Ovelar fueron expedidos por Larreinegabe y Candia, quienes dijeron que para poner en marcha el plan, debían invertir ese dineral en las piezas de biciclos que traerían de China en dos contenedores.

El proyecto iba bien encaminado. Parecía tan rentable el rubro que, sin pensar dos veces, los señores desembolsaron el dineral, supuestamente, para apurar la compra. Pasado el tiempo, sospecharon de lo peor y confirmaron el engaño cuando los cheques fueron rechazados por los bancos, ya que las cuentas estaban canceladas.

Luego de varios juicios y el trabajo de la fiscala Cinthia Leiva Cardozo, quien pudo demostrar la responsabilidad de ambos con pruebas, los jueces Óscar Gabriel Genes, Amílcar Antonio Marecos y Nilsa Estela Cáceres, condenaron a la pareja a 2 años con suspensión de la ejecución de la condena tras ser hallados culpables.

Pero el castigo que costará un ojo de la cara a los malvivientes será reponer el millonario monto. El colegiado los obligó a reparar el daño patrimonial pagando la totalidad del dinero en 4 años.

Dejá tu comentario