Extra

Actualidad

Casi echó un avión, pero no será procesado

El muchacho fue puesto en libertad nuevamente, luego de quedar demorado.

Junior Caballero (23) debía regresar a Canadá donde vive desde hace siete años. En pleno vuelo, el joven bailarín compatriota empezó a sufrir una crisis nerviosa, por lo que decidieron traerlo derechito hasta nuestro país.

El joven abandonó su asiento y con la mochila en el brazo dijo que no iba a permitir que la aeronave aterrizara. "En pleno descenso intentó abrir las puertas del avión", relató Douglas Cubilla, director de Aeropuertos.

El hecho se registró en el vuelo 1325 de la aerolínea Latam, durante la jornada del domingo cuando unos 150 pasajeros viajaban. A pocas millas de aterrizar ocurrió el altercado, por el cual acabó encerrado en el baño.

Un comisario de a bordo, una azafata y otros tripulantes lograron controlar a Caballero y lo encerraron en el baño. "El comandante decidió arremeter el vuelo, vuelve a subir el avión y activan el protocolo de seguridad, que consiste en alertar a la torre de control y llamar a la policia", explicó el funcionario.

Luego de 15 minutos, lograron el inusual aterrizaje Los uniformados ingresaron al avión y detuvieron al bailarín. "Conversé con él pero no decía nada coherente. Decía que tenía que salvar a todos los tripulantes", explicó Cubilla.

Al llegar a tierra firme, fue retenido por personal del aeropuerto internacional Silvio Pettirossi, quienes avisaron del hecho a la fiscala Mirta Ortiz, quien afirmó que el altercado no configura hecho punible alguno en el que la Fiscalía pueda intervenir, por lo que el joven recuperó su libertad.

Dejá tu comentario