Actualidad

Bebé raptado: "no dejamos que nadie alce a nuestro hijo"

Los padres de la criatura siguen con mucho miedo y extreman los cuidados para que no vuelvan a pasar lo que vivieron por casi dos meses.

Juan Carlos Casco, papá de la criatura raptada y recuperada el pasado 1 de noviembre, contó que después de tanta tristeza y lágrimas, ahora están muy felices porque su pequeño regresó con ellos sano y salvo. Ahora extreman los cuidados porque siguen traumados con lo que les tocó vivir.

“Mucha gente nos viene a visitar, pero a los que no conocemos no les hacemos pasar, solo desde el portón y si es ya a la tarde noche, les pedimos a la personas que vengan al día siguiente nomás ya, porque tenemos miedo aún”, contó a EXTRA el papá.

Según mencionó, cuando tiene que trabajar solo lo hace cerca de la casa, para no dejar solos a su mujer y a su hijo. “Antes no dormíamos de la preocupación por saber dónde estaba nuestro hijo, ahora si que por miedo. Por la noche, si escuchamos ruidos, nos levantamos y ya no podemos dormir”, sostuvo.

Solo ellos alzan al bebé

La mamá, María Estela Zarza, no quiere que nadie le alce a su bebé, solo ella o su marido. “La vez pasada en el hospital le pidieron para alzar a nuestro bebé y ella le dijo que no, que ella nomás le va a alzar. Mi señora sigue traumada y trata de no dejar solo ni un segundo a nuestro bebe´”, contó Juan Carlos.

El pasado 4 de setiembre, la familia denunció que tres desconocidos llegaron a su vivienda, ubicada en la localidad de Juan Manuel Frutos, departamento de Caaguazú, donde la señora María estaba sola con la criatura y dijeron ser compradores de ganado.

Pero luego demostraron su verdadera intención. Los extraños encañonaron a la mujer y luego le ataron de las manos, posteriormente alzaron a la criatura, que en ese entonces tenía 40 días de nacido y se dieron a la fuga.

“Mucha gente habló mal de nosotros, decían que vendimos a la criatura, pero quién va a querer hacer eso por su propia familia, pero todo salió a la luz y lo más importante es que nuestro hijo está con nosotros”, manifestó don Carlos.

El 1 de noviembre, la policía ubicó a la señora Blanca Ovelar, quien mandó raptar a la criatura y era la misma que fue a realizar un censo a la casa de los padres del bebé, justamente con la intención de robar a la criatura, pues cuando eso, el bebé aún no tenía documentos. La implicada fue ubicada en una casa de Coronel Oviedo.

Según la investigación, la mujer hizo creer a su pareja, un militar, que el niño era suyo, por tal motivo lo reconoció como hijo propio. La mujer fue imputada por los supuestos hechos de robo agravado, violación de la patria potestad, violación de las reglas de adopción, asociación criminal y producción mediata de documento público de contenido falso.

Dejá tu comentario