Mundo

Serpiente escondida en el inodoro le mordió "ahí" y casi murió

Los médicos tuvieron que extirparle al hombre gran parte de su miembro, ya que el veneno de la cobra estaba por matarlo.

Con muchas ganas de ir al baño, un turista holandés que estaba de safari en un parque natural de Sudáfrica se sentó apurado sobre el inodoro de un baño público y vivió una pesadilla. Por la urgencia, no se dio cuenta de que dentro de la taza había una enorme y venenosa serpiente.

Apenas a unos segundos de sentarse, la cobra le atacó y le mordió justito en el pene dos a tres veces. De inmediato, el turista pidió socorro y sus compañeros de viaje lo auxiliaron, por la gravedad de las picaduras en una zona muy sensible, tuvo que ser operado.

El veneno le produjo una afección en los riñones y afectó los conductos que generan erecciones en el miembro. Según la publicación de la página Urology Case Reports, especializada en este tipo de casos, el médico que atendió a la víctima señaló que tanto el pene como los testículos estaban muy hinchados, de color morado oscuro, por lo que el diagnóstico fue de necrosis escrotal, es decir "muerte" del miembro.

"Se informó que la necrosis escrotal afectaba a toda la fascia (de la piel a los espermatozoides internos) y se extirpó con márgenes extensos. Se realizó un cierre primario, dejando un drenaje in situ", alegó, según Crónica de Argentina.

Los especialista le reconstruyeron el pene, pero ya no podrá tener ningún tipo de relación sexual con el miembro.

Temas

Dejá tu comentario