Extra

Deportes

Tres hermanos unidos en un campo de fútbol

Clásico en inferiores fue arbitrado por los Weiler. Una muestra más de que la sangre no es agua.

Antes que una terna arbitral, Nadia, William y Oliver Weiler son una hermandad arbitral y estuvieron a cargo del superclásico.

Como se dice, la sangre no es agua, son hijos del exárbitro William Weiler, quien ostenta un récord mundial por haber expulsado a 20 jugadores en un juego entre Ameliano y Gral. Caballero de Campo Grande, el 1 de junio de 1993 en un cotejo por la entonces Segunda de Ascenso, hoy Primera B.

Según había relatado el exjuez central, este había recibido una expresa orden de cumplir a rajatabla las reglas de juego ya que se trataba de un partido entre el puntero ante el escolta.

En esta oportunidad, sus herederos, siguiendo sus pasos, estuvieron a cargo del clásico en la categoría Sub 14, disputado en la Cuna de Glorias, donde el Franjeado consiguió imponerse por la cuenta de 3-1, acotando que la terna fue encabezada por William.

Una jornada memorable para la familia Weiler, tal y como lo expresó el asistente Oliver en sus redes sociales, compartiendo la foto correspondiente del encuentro.

ANTECEDENTE

No fue la única vez que se registró algo así, en un duelo del Guma ante el 3 de Febrero, en la Sub 18, el soplapitos Arthur Afara fue asistido por sus hermanos, Jesús y Maikol.

Dejá tu comentario