Extra

Deportes

Gatito y Almirón, entre lágrimas de impotencia

Los Albirrojos expresaron su dolor mediante el llanto. El golero la está pasando mal y la Anguila se asustó.

Si bien el fin de semana arrancó y siguió con muchos goles albirrojos y de muy buena factura, como la genialidad de Osvaldito Martínez, también estuvo marcado por el llanto de dos futbolistas guaraníes, que para muchos son la base de la selección paraguaya en la actualidad.

El golero de Botafogo de Brasil, Roberto Jr. Fernández, se sentó frente a los periodistas y entre lágrimas, reconoció que no la está pasando nada bien. Son más de 5 meses sin poder jugar desde su lesión durante un partido de la Copa Brasil.

“Estoy pasando por un mal momento, son 5 meses sin poder jugar a causa de mi lesión. Cuando quiero entrenar con los compañeros, no puedo. Me reuní con los fisioterapeutas y el gerente del club y quedamos en ver a otro especialista”, comentó.

“La fractura fue consolidada pero ahora tengo una lesión ligamentaria”, acotó.

Pero el momento más difícil fue cuando dijo: “Me encantaría salir de esta y poder estar jugando nuevamente en Botafogo, un equipo que me abrió la puerta, con torcedores que me abrieron su corazón”, tiró el golero paraguayo de 30 años y ya no hubo caso, ojoka cristal.

Embed

Un buen susto

El otro que terminó desconsolado fue Miguel Almirón. La Anguila, quien sería virtual jugador del Arsenal de Inglaterra, cayó en el piso y luego se retiró llorando a los 29 minutos, en el partido que el Atlanta United derrotó 2-1 a New England.

Miggy sufrió un desgarro y pese a que deberá descansar por unas dos semanas, al menos la lesión no fue muy delicada.

Embed

Dejá tu comentario