Extra

Deportes

Aldo y su enorme fe en la Virgen de Caacupé

El kinesiólogo argentino de Santaní lloró de tristeza en el 2015 pero nunca abandonó, le puso pecho a la situación y ahora derramó lágrimas de alegría.

En Santaní están de fiesta patronal por la permanencia en Primera y la histórica clasificación a la Copa Sudamericana 2019 del albinegro que representa a la ciudad.

Al término del partido contra Guaraní, en medio de los festejos, el kinesiólogo del equipo norteño, Aldo Herrera, ingresó a la cancha y colocó una imagen de la Virgen de Caacupé en el centro mismo, se arrodilló y agradeció a la misma. “No es que estaba planificado, esas cosas salen del corazón”, comentó Herrera a Diario EXTRA.

Aldo es un profesional argentino que hace 20 años reside en el país. Le tocó pasar por varios clubes y recaló en el 2014 en Santaní. Al año siguiente, saboreó un trago amargo con el descenso del conjunto sampedrano. “Para mí fue una cosa que no quiero meter en mi mente nunca más, porque me hizo muy mal, casi me internaron”, contó.

En aquella oportunidad, Kurepa, como le dicen de cariño dentro del plantel, terminó sentado en el banco con la Virgencita en su manos y los ojos llorosos. El sábado vivió algo totalmente distinto pero manteniendo la fe que lo caracteriza.

El kinesiólogo es muy creyente y explicó, cómo siendo del país vecino, es devoto de la madre de los paraguayos. “Conocí a una mujer de Caacupé y me enamoré. Y desde que llegué acá también me enamoré de la Virgencita Azul y la tengo incrustada en mi cuerpo y en mi familia”, explicó Aldo, que tiene tatuado a la santa madre en su espalda, como se ve en la foto.

Dejá tu comentario