Denuncia

Madre no duerme del quebranto porque su hijo le quiere quitar la casa

Víctima denunció a su hijo mayor por violencia, ahora teme por su vida.

Doña Beatriz Martínez (68) ya no puede dormir del quebranto por culpa de uno de sus hijos mayores, Mario Meza (48).

Su otro hijo, Felipe Meza (28), relató a EXTRA que la señora no está en condiciones de hablar del caso porque está muy deprimida y se la pasa llorando porque Mario le anda amenazando con quitarle la casa, ubicada en el barrio Ciudad Nueva de Caaguazú.

Desde mayo, el hermano mayor llegó a la vivienda a maltratar a su madre exigiendo que deje la vivienda.

El problema se hizo más grande cuando le amenazó con quemarla dentro de la casa, por lo que la doña no tuvo otra alternativa que denunciarlo en la comisaría por violencia.

"La última vez que vino a hacer desastre fue el 29 de noviembre. Vino y nos amenazó de muerte. Él le negó a mi mamá, dijo que ella era una señora extraña y que la casa no le pertenece", lamentó Felipe.

El allegado indicó que pillaron que Mario iba a vender la propiedad de su mamá sin su permiso y lograron frenarlo. Por el negocio frustrado incluso golpeó y empujó a su hermana menor cuando la encontró de casualidad un día en el mercado.

"Él es muy prepotente, se lleva mal hasta con sus vecinos. Nosotros queremos que él se aleje, que ya no pueda pisar esta casa porque tenemos miedo por la vida de nuestra mamá", dijo. Según el denunciante, su madre vive en la casa desde hace 28 años, llegó con su papá don Francisco. Crió a sus 12 hijos, entre ellos Mario.

"Él ko siempre fue el más mimado por mi mamá y cómo le paga. Nosotros vivimos ahora entre tres acá con ella. Pero yo salgo a trabajar y mi hermanita y ella nomás se quedan, tienen miedo de que cumpla su promesa", lamentó.

Lo que más siente es que la señora dice que ya no se halla más. "'Amanose voi, che memby, ndavy'avéima (me quiero morir, ya no me hallo)', me dice y me parte el corazón", finalizó.

Intentamos hablar con el acusado, pero no contestó nuestras llamadas.

Dejá tu comentario