Extra

Denuncia

Empresa de calzados dejó a 300 a la deriva

Embed
Foto: Afectados frente al Ministerio de Trabajo

Como balde de agua fría cayó a los empleados de la fábrica de calzados Marseg la noticia de desvinculación.

“Ustedes hasta hoy nomás (viernes) van a trabajar, porque ya no podemos solventar los gastos”, les dijeron, según recordó C.C., exempleada que pidió no revelar su nombre.

De acuerdo a la denuncia, alrededor de 300 trabajadores de distintas áreas están afectados por la medida. “Ellos nos dijeron que vamos a descansar tres meses, que van a esperar a vender toda la producción para poder pagarnos y que después verán si nos van a llamar otra vez, pero tampoco quieren darnos nuestra liquidación”, explicó la trabajadora.

De acuerdo a los datos dados a conocer por los denunciantes, entre los empleados hay gente con 6, 7, 8 y hasta 9 años de antigüedad.

Un grupo fue ayer hasta el Ministerio del Trabajo en busca de asesoramiento. La empresa, que se encuentra en la ciudad de San Lorenzo, es de origen brasileño y produce bajo el sistema de maquila.

Suspensión temporal

Andrés Gwyn, presidente del Consejo de Administración de la empresa, explicó que solicitaron la suspensión de tareas para dos líneas de producción, lo que afectará a unos 200 de los 1.000 empleados que tienen.

Aclaró que esta suspensión no significa un despido masivo y que el sistema de maquila les permite este tipo de procedimientos. Aseguró, sin embargo, que la suspensión del trabajo no superará los 30 días.

Guillermo Sosa, ministro del Trabajo, dijo que lo dispuesto por la empresa se encuentra dentro de lo que indica el Código Laboral. “Son parte de las reglas del juego”, señaló Sosa en contacto con la 780 AM.