22 abr. 2024

Sextorsión: Exigió plata a su amiga para no publicar fotos

Eran compañeras de trabajo en una empresa telefónica, la “amiga” fue detenida en barrio Obrero de Asunción.

sextorsión.jpg

Andrea Carolina Martínez fue detenida por sextorsión.

Tras años laburando en una compañía de telefonía, dos amigas fueron echadas casi al mismo tiempo. Desde el año pasado, Andrea Carolina Martínez, de 45 años, y su excompa mantenían contacto de vez en cuando, hasta hace algunas semanas, cuando la relación pasó la raya de lo legal y se convirtió en sextorsión.

Andrea Carolina decidió utilizar información y “evidencias” (fotos) que guardó en su celular, para atormentar a su amiga, según ella, porque estaba desesperada por no conseguir laburo y apretada por las deudas.

“Sabía exactamente a quién entregarle esa información, porque estamos hablando de una persona de su círculo de confianza”, relató a EXTRA el comisario Jorge Olmedo. Mencionó que se trataba de un tema bastante sensible que afectaba “el pudor y la intimidad” de la víctima.

Empezó la extorsión

La mujer le dijo a su amiga que estaba con muchos problemas económicos, que necesitaba la plata. Le pidió G. 2.000.000 para guardarle todavía el “secreto”.

“Esta señora entendió que podía sacarle beneficio económico a la información que tenía en su teléfono. Le dijo que iba a revelar, por ende, la víctima optó por pagar la primera vez”, detalló Olmedo.

Pero la cosa no terminó ahí. “Por experiencia sabemos que el extorsionador nunca se detiene”, apuntó el comisario. Diez días después del primer pago, Andrea pidió un poco más. Esta vez, exigió G. 2.500.000: la chica le dijo que no tenía y apretó más.

La entrega

“La víctima llegó a un límite emocional y decidió denunciar”, señaló el efectivo del departamento de Antisecuestros. Pactaron un encuentro cerca de la casa de Andrea en barrio Obrero, Asunción, pero ella no sabía que también estarían policías. El operativo se llamó “Pitón”, como víbora.

Los uniformados acompañaron a la víctima hasta un punto, donde ella continuó sola y le avisó a la autora que vaya a buscar la plata. Cuando tuvo en sus manos el dinero, la poli apareció.

“El objetivo era incautar el teléfono. Ella dijo que lo hizo porque estaba pasando por un momento económico muy difícil”, refirió Olmedo.

Afecta mucho

El comisario manifestó que la sextorsión no es solo un daño patrimonial para la víctima. También un daño emocional muy fuerte. Explicó que en algunos casos es bastante severo porque mucha gente deja de trabajar y hasta piensa en acabar con su vida, porque no sabe qué hacer con lo que le está sucediendo.

Víctima y victimaria fueron amigas y compañeras de laburo en una compañía de telefonía durante mucho tiempo, como 6 años, hasta que el año pasado ambas fueron despedidas.