13 abr. 2024

Pilló estafa: Quisieron joderle pidiendo un giro para mostrarle que le ponían los cuernos

Extorsión: revisan perfil de facebook y arman plan. Mujer denunció que casi la estafan con mentiras sobre su novio.

giros.jpg

La supuesta cuerno le pidió que le “devuelva” G. 300.000 que le debía su novio supuestamente.

“Es medio fuerte...” leyó Isabel A., en el mensaje que le mandó una desconocida y su corazón se aceleró a mil. La extraña comentó una de sus fotos donde le pedía que lea el mensaje que le dejó en el privado de Facebook. Supuestamente, quería contarle algo muy serio.

“Al principio creí, pensé que era una mujer que me quería alertar en forma sorora (Solidaridad entre mujeres)”, comentó a EXTRA la joven.

Una tal Lauri Andrea Benítez le dijo que tenía pruebas en fotos y vídeos de que su novio le andaba poniendo los cuernos.

“Le di mi número y hablamos por WhatsApp. Me empezó a como chantajear que me iba a mostrar las cosas solamente si yo le giraba”, relató Isa.

La desconocida le dijo que tuvo una cita con su chico’i, pero que el muchacho no le dio el dinero que le prometió, por lo que no tuvo de otra que buscarle a ella en las redes para exigir la paga de G. 300.000.

La cosa empezó a volverse un poco rara y la balanza de la confianza peso más del lado de su media naranja.

“Le conté a mi novio y me dijo que no la conocía. Fuimos a la comisaría cerca de mi casa y denunciamos”, indicó.

Cuando Isa le dijo a la fulana que denunció, ella borró los mensajes que le comprometían y le bloqueó. La novia decidió publicar en Twitter y Facebook la historia, porque le amenazó con divulgar la supuesta infidelidad a sus amigos y parientes. “Hice para alertarles que no le giren plata porque era mentira”, refirió.

Pero se llevó una gran sorpresa porque sus capturas llegaron a las manos de Andrea, una paraguaya residente en Argentina de cuyo perfil en Instagram robaron las fotos para crear el trucho en Facebook para estafar.

“Lo más desagradable para mí fue que usen la imagen de otra persona para esto, ni si quiera lo fue el intento de extorsión”, expresó Isabela.

Ella denunció el hecho en la comisaría 53 de San Lorenzo, pero como ahí le dijeron que ese era un modo de operar recomún y siempre quedaba en el oparei, indagó y pilló que los mensajes salían de Tacumbú.