12 abr. 2024

Pasajeros hartos se manifestaron por tremenda regulada de micros

Los usuarios de colectivos se unieron y cerraron anoche la ruta, cerca del viaducto de 4 Mojones.

Manifestación.jpg

Los pasajeros cerraron la calle por casi media hora como medida de protesta.

Cansados de esperar mucho tiempo su colectivo, pasajeros que estaban en las paradas cercanas al viaducto de 4 Mojones, sobre la Avenida Fernando de la Mora, decidieron juntarse y cerrar anoche la ruta como medida de protesta por la regulada.

Entre bocinazos, gritos y silbidos, los usuarios del transporte público reclamaron al Gobierno la poca cantidad de micros que operan en Asunción y Central desde hace unas semanas.

María Silvero, una de las manifestantes que estaba en el lugar, mencionó que está “harta” de salir 2 horas antes del horario que salía antes para llegar a tiempo al trabajo. “A la tardecita y noche hay menos, yo salgo a las 6:00 (de la tarde) de mi trabajo y llego a casa a las 11 (de la noche). Encima, cuando vienen, tenemos que ir todos encimados porque nadie quiere esperar más”, lamentó.

En tanto, desde el Viceministerio de Transporte anunciaron que ya multaron a 17 empresas que incumplieron con su horario. Así también, mencionaron que ya reciben las solicitudes de los transportes escolares, pequeños micros, motos y furgonetas que quieran realizar el servicio de transporte alternativo, de forma provisoria.

Ley de “castigo” a microbuseros por reguladas

Tras el plagueo generalizado por la regulada de colectivos desde hace unas semanas en Asunción y Central, el senador Salyn Buzarquis (PLRA) presentó hace unos días un proyecto de ley para “castigar” a los transportistas que no sacan todos sus colectivos. Ayer, fue aprobado.

El plan señala que a todos los dueños de los micros que hacen reguladas o no cumplan con el servicio se les quitará su permiso de explotar un itinerario y tampoco podrán volver a operar hasta que pasen 10 años.

Salyn mencionó que la ley será conocida como “antichantaje”, ya que con esto busca evitar que transportistas “extorsionen” al Estado sacando pocos colectivos o haciendo huelgas sin fundamentos.