Actualidad

Misa de Caacupé: Iglesia criticó "pobre" infraestructura de salud y la narcopolítica

Monseñor Ricardo Valenzuela también pidió el fin del narcotráfico, los secuestros y la "venta" de la justicia.

En una histórica misa central, con la Basílica sin feligreses presentes físicamente por la pandemia del coronavirus, pero conectados a su devoción a la Virgen a través de internet y las redes sociales, dio su homilía monseñor Ricardo Valenzuela.

El obispo de Caacupé resaltó en su mensaje principal considerar más la presencia de la Eucaristía en la convivencia y aceptar la "visita" de Jesús en los corazones.

"Vivimos en una época absorbida por el mundo, nos dejan ciegos y no percibimos lo que sucede a nuestro alrededor, como el intento de instalar el tema de la legalización del aborto, que constituye una amenaza a la racionalidad pues agrede vida, a la familia", puntualizó Valenzuela.

También pidió por la transformación de la educación, de la salud y el trabajo en país, para que, por sobre todo, se combata a la corrupción, el narcotráfico, el lavado de dinero, abuso de menores, secuestros, violencia contra la mujer y otros males para que vuelva a reinar la paz en los hogares paraguayos.

Pidió no "comprar" la justicia

"Es necesario llegar a un consenso ideal para encontrar soluciones a los problemas de todos, particularmente, la pobreza, la injusticia, y la depredación de nuestros bosques, que ponen en peligro el futuro, como indica el Papa Francisco en su última encíclica “Fratelli Tutti”. Este no es el plan de Dios ni el camino que María nos señala. Esta no es la forma de construir la Iglesia, la casa de Dios para toda la humanidad", recalcó el obispo de Caacupé.

Pidió a los jueces y responsables de la Justicia y fiscales, que sean audaces y combatan decididamente la corrupción. Les rogó estar limpios de la compra de la justicia y que no se dejen influenciar por los grupos de poder que les pueda corromper.

Infraestructura de Salud y Narcopolítica

En el contexto de pandemia, pidió a los paraguayos ser mucho más solidarios entre todos y acercarse a la esperanza de un porvenir mejor.

"Observamos con tristeza la precariedad de la salud pública. El infortunio no se enamoró del Paraguay. Jesucristo es quien se enamoró del Paraguay. Paraguay es un paraíso, por su historia, por su gente, por eso necesita recuperar su norte y vencer la desigualdad. Debemos vencer a los que se quieren apoderar de todo", criticó en su carta el monseñor.

Comentó que es un "muy triste" ver tantos fallecidos, a familias perder a sus seres queridos por el virus, por lo que pidió mayor cuidado. "Si de algo tenemos que contagiarnos que sea del amor, del amor a Dios, amor al hermano", añadió. Así también habló de la "vergüenza" de ver cómo narcotraficantes son liberados de sus condenas y que incluso tenga espacio en los poderes del Estado.

"No debemos dejar que termine la pandemia para trabajar por el país. Hay muchos estudiantes calificados con sus papeles arrugados en sus mochilas, esperando una oportunidad, para que se tengan en cuenta su capacidad y sus méritos", indicó.

Comentó que "no debe existir" un poder tipo realeza que se apodera del Gobierno. "El prebendarismo y clientelismo, la compra y venta de votos son la cara visible de corrupción, símbolos de que hemos perdido la vergüenza como sociedad", resaltó.

Representantes

Valenzuela pidió para las próximas elecciones ya no elegir a representantes por "simpatía", sino por su idoneidad para el cargo, ya que durante esta pandemia se sufrió la consecuencia de esta "mala decisión" en anteriores elecciones.

"Probablemente nos dirán que la Iglesia no debe meterse en la política, pero la Iglesia es madre y maestra, es parte de las humanidades", apuntó.

Imploró por la paz por las familias de los secuestrados y por los trabajadores que fueron apartados de sus empleos.

"No olvidemos que al inicio de la pandemia se habló y se asumió el compromiso de hacer reformas para garantizar la viabilidad de nuestro país en una crisis, de prever las consecuencias. Se habló de recortar todos los privilegios en la función pública, de suprimir los gastos superfluos, de achicar el aparato estatal que es innecesariamente grande desde hace tiempo. Se prometió reforzar los presupuestos de salud y de las instituciones vinculadas a la reactivación económica", recalcó.

Recordó también a los secuestrados Óscar Denis, Edelio Morínigo y Félix Urbieta y pidió que se haga justicia.

Dejá tu comentario