22 feb. 2024

Le declaran la guerra a las “discotecas callejeras” en Itauguá

Vecinos del centro de la ciudad de Itauguá se unen para una gran batalla contra la polución sonora. Abogado encabezará denuncia.

Callejeras

El centro de Itauguá se convierte en territorio de nadie los fines de semana.

Hartos de los molestosos ruidos, los vecinos del centro de la ciudad de Itauguá le declaran la guerra a las llamadas discotecas callejeras.

Aseguran que es imposible dormir, descansar o disfrutar si quiera cuando comienza el fin de semana. Gustavo Lara, docente y abogado de la zona en contacto con EXTRA, explicó que está armando una campaña de recolección de denuncias específicas para llevarlas ante las instituciones competentes. “Me ofrecí a patrocinar e impulsar las denuncias correspondientes, primero ante las instituciones de Itauguá al solo efecto de cumplir y agotar el procedimiento (sabemos que no harán nada), pero esas denuncias sí servirán para ir con ellas a una audiencia con el comandante de la Policía Nacional para denunciar que los policías locales reciben sobornos por permitir esas reuniones. De la misma manera pretendo hacer ante la Fiscalía local para luego solicitar al nuevo Fiscal General del Estado que intervenga a sus funcionarios inútiles”, explicó.

Competencia de caños de escape

Contó que el calvario comienza generalmente a la tardecita a partir de los días jueves. “Hay dos bodegas acá a 50 metros el uno del otro, ahí se juntan estas personas que compiten por quien tiene el equipo de sonido más potente. El ruido hasta hace temblar las paredes”, mencionó.

Agregó que las autoridades nada hacen para frenar la situación, incluso dijo haber sido testigo de la manera como lucran.

“Una vez vi una patrullera, se bajaron los agentes y recibieron dinero, cobran una especie de derecho de permanencia. Lo malo es que se cambian los comisarios, pero la planta recaudadora queda”, cuestionó.

Ese no es el único problema en la zona, los motoqueiros también hacen de las suyas, según comentó Lara.

“Una cuadra más hacia la ruta 2 hay dos locales (mini supermercados que funcionan las 24 horas) ahí se juntan los motociclistas y compiten a quien tiene el caño de escape más potente. Pareciera que estamos en una guerra, no sabés si es un disparo de arma de fuego, si están a punto de herirte o qué, es una locura. Niños llorando, adultos mayores sin poder descansar, enfermos que tampoco pueden pegar un ojo”, reiteró.

De acuerdo a lo manifestado por el afectado cientos de jóvenes que vienen de Pirayú, Caacupé, Itá, Ypané e incluso Nueva Italia convierten el lugar en una verdadera discoteca deteniendo incluso el tránsito ya que cierran la ruta en horas de la noche.

“Vamos a juntar las firmas con las denuncias y pelearemos para encontrar una solución”, finalizó.

Discotecas callejeras