Extra

Actualidad

Justicia aún no libera el uso de la CHAPA "GAY 108"

Simón Cazal tildó de disparate la censura contra el número histórico.

La chapa Gay 109 ya circula por las calles llamando la atención a todos. Pertenece a la organización SOMOSGAY. “Es 109 porque el 108 está prohibido por la Corte Suprema de Justicia”, lamentó Simón Cazal al tiempo de anunciar que con un equipo de abogados están juntando documentaciones para pedir la nulidad de la ley por discriminativa.

“Las chapas personalizadas existen. Pedimos que sea Gay 108, pero la Corte nos negó el número. Nos dijo que estaba prohibido por ley, que elijamos otro número. Pedí copias en donde figura que no se puede usar y no me dieron”, expresó.

Embed

En la nota de rechazo que recibió Cazal, se basan en la Ley 608/95, modificada por un decreto (todos de la época de Juan Carlos Wasmosy), que de manera contundente dice que está prohibido usar el número “108”, pero lo raro es que no aparece en la ley citada.

“Dicen que es insultante el número 108, pero para quién, para los stronistas que quieren borrar la historia de persecución realizada en aquella época, donde fueron asesinadas personas por su orientación sexual.

El número 108 fue borrado de los números de línea baja y de las numeraciones de las casas y negocios”, aseguró Cazal. En el Registro Único del Automotor hay un listado de las combinaciones de letras que no están permitidas en las matrículas de cualquier tipo de vehículos.

En la “lista negra” están palabras que al pronunciar parecen groseras y ofensivas, y entre ese grupo, el único número censurado es el 108 (ver apartado). Una fuente dijo que no se expide el 108 para evitar papelón, sin embargo, la población gay está interesada en dicha cifra, se siente identificada con ese número. Es más, contaron que las empresas de telefonía de celular no tienen problema en dar esos dígitos , siempre y cuando el cliente pida.

chapa.jpg

Dudosa conducta

El 1 de septiembre del año 1959, el locutor Bernardo Aranda, quien trabajaba en radio Comuneros, murió calcinado en un inquilinato, en el barrio Obrero. La policía estronista dijo que se trataba de “ajuste de cuenta entre homosexuales”. Entonces, se elaboró una lista de 108 hombres considerados “raros” para investigar el caso. Todos fueron torturados.

De esa época era la frase: “108 y un quemado” y considerada una de las ofensas más grandes que se podría recibir. Los diarios de la época publicaron: “108 personas de dudosa conducta moral están siendo interrogadas. Intensa acción policial”.

Dejá tu comentario