Actualidad

Investigó quién le robó sus sillones de cable

Pidió ayuda en redes, le dijeron quién tenía y le visitó. Movió el cielo y la tierra para recuperar sus sillones.

En Villa Elisa, una doña vivió una odisea para recuperar sus 2 sillones de cable que le robaron de su propia casa en el barrio Ypati.

Fue un robo a plena luz del día ocurrido hace más de una semana y lo que más le indignaba era la cantidad de hechos similares en su cuadra.

“Mis rejas son muy altas y seguras. Hasta ahora me pregunto cómo lo hizo”, posteó en el grupo “Villa Elisa República (El Original)”.

Viéndose sin sus queridos sillones coloridos, ella no se quedó con los brazos cruzados y subió la foto a las redes para preguntar dónde estaban. Así comenzó su investigación.

Por suerte, el posteo tuvo efecto y le dieron los datos precisos de quién robó los sillones y quiénes compraron del ladrón.

“Ambos, tanto el ladrón (que salió hace poco de la cárcel) y los compradores son vecinos!”, reveló.

El careo

Anteayer, la doña se armó de valor y fue a la casa del ladrón. Los familiares no dudaron de la acusación ya que reciben quejas todo el tiempo.

“Pero para mi tranquilidad, me contaron que justamente fue aprehendido en la madrugada (de ayer)”, relató a EXTRA.

La doña hizo una segunda visita y esta vez pidió acompañamiento de la policía para ir hasta donde tenían sus sillones en el barrio 29 de Septiembre, a 2 cuadras de su casa.

Los dueños de casa eran conocidos suyos. Les dijo que llegaba para llevar sus sillones. “Estaban tan cómodos sentados en mis sillones tomando tereré pero no me quedó de otra, tuve que interrumpir”, dijo con seguridad.

image - 2021-11-24T084351.123.jpg
Las sillas le costaron 14 cuotas de G. 100.000. El ladrón vendió ambas por G. 50.000.

Las sillas le costaron 14 cuotas de G. 100.000. El ladrón vendió ambas por G. 50.000.

La mujer que usaba el sillón le contó que compró de un “chespirito”, ambos sillones por G. 50.000. En realidad, la dueña compró en 14 cuotas de G. 100.000.

Pidió conciencia

“Espero que la gente tome conciencia y deje de comprar cosas robadas porque eso también es un delito”, añadió. Aclaró que la pelea con su vecina no pasó a mayores y recuperó sus sillas cable.

La inseguridad en dicho barrio se volvió la constante. Otra vecina de nombre María Vázquez relató que probablemente haya sido el mismo ladrón el que quiso entrar en su casa el jueves pasado.

“A las 00:30 entraron por la parte trasera de mi casa. Usó una cuerda para pasar mi muralla. Una parte de mi puerta es de vidrio y rompió con un hierro. Yo escuché el ruido, estaba sola y le pregunté si era mi hijo. ‘Sí, abrime mamá’, dijo, agarré mi teléfono y salió”, comentó.

Luego llamó a la policía que llegó pronto y los vecinos hicieron sonar la alarma.

Cinco años de pena

El abogado penal, Jorge Bogarín, mencionó que cualquier persona que compre un objeto sabiendo que es robado, se expone a 5 años de prisión o multa.

“Es un delito de reducción pero la persona que compra tiene que saber que es robado para que se active el dolo”, explicó.

Por su parte, la persona que robó puede ser imputada por robo o hurto. La pena por reducción se encuentra en el artículo 195 del Código Penal Paraguayo.

Dejá tu comentario