Actualidad

En Rakiura les obligaban a leer el evangelio, denuncian

Critican al Ministerio de Trabajo por no encontrar "nada".

“¿Cómo es posible que el ministerio salga a decir tantas barrabasadas?”, fue lo que más de un afectado dijo luego de las declaraciones de Luis Navarro, jefe de fiscalización del Ministerio de Trabajo, quien aseguró que en Rakiura no encontraron “nada” irregular.

Alegan que sí existe denuncia formal

Desde la institución pública pidieron que se realice la denuncia formal del caso, pero sus palabras fueron desmentidas por Enrique D., exfuncionario del club social quien desde el 2018 mantiene un litigio en contra de los directivos de Rakiura.

El joven de 26 años niega que no exista una denuncia y confirmó que él y sus compañeros sufrieron persecuciones. Acotó que si uno no se sometía a las exigencias de los jefes, prácticamente les hacían la vida imposible.

Enrique mencionó que, en su caso, los directivos le presionaban para que renuncie porque había salido de vacaciones. A su regreso le suspendieron por tres días y no le dejaron entrar a la empresa.

Acusa

Forzados a tener la Biblia en el celular

A pesar de que los trabajadores tenían su día libre, estaban obligados a reportarse: se les daba una hora de plazo para que respondan o se les suspendía. Enrique mencionó que incluso los empleados debían tener la Biblia en sus teléfonos corporativos. “Todos los días enviaba refranes bíblicos que era todo lo contrario a lo que él hacía y tenías que leer el santo evangelio del día porque, si te ibas a una reunión, era muy capaz de preguntarte cuál era la lectura del día”, refirió.

Amenazas

También dijo que fue amenazado por uno de los abogados de la firma, que le advirtió que le iban a “quemar” laboralmente si no se retractaba, porque no querían que el caso llegue a estrados judiciales. El escándalo Rakiura comenzó por una denuncia a través de redes sociales por maltrato laboral y despido injustificado, hecho que indignó a la ciudadanía que escrachó duramente a los dueños del establecimiento.

Roberto Costas, propietario de Rakiura mencionó en su momento a EXTRA que el asunto ya estaba en manos de sus abogados, pero Enrique avisó que seguirá con la denuncia hasta que sea indemnizado.

Cateura Y Chacarita

Desde que inició el lío, todos se preguntaban qué significado tenían “Cateura y Chacarita”, vocablos que en reiteradas veces los directivos mencionaban en sus mensajes. Enrique señaló que, si no se hacía lo que el dueño quería, entonces uno “era de la Chacarita” o de “Cateura” porque no correspondía al “alto nivel” que tenía Rakiura, porque los de esa zona provenían de la basura, en alusión al vertedero.

Dejá tu comentario