Actualidad

El dia que Brasil le dio el último aviso a Stroessner

Brasil no es mejor que Paraguay y la democracia paraguaya es mejor que la de Estados Unidos. Fue la respuesta de Stroessner cuando su colega brasileño, José Sarney, hizo su último intento por convencer al dictador para que abra el país a la democracia.

Esto fue publicado en una reciente biografía del expresidente Sarney, cuyo mandato coincidió con la última etapa de Stroessner, quien fuera derrocado en febrero de 1989. “Si usted hace esto, pasará a la historia”, fueron las palabras del mandatario brasileño, quien un año después tuvo que darle asilo a Stroessner, después de que éste no le hiciera caso alguno.

Sarney relata que había recibido la visita de Stroessner para lo cual ordenó que le prepararan “una habitación porque quería tener una conversación privada con él”, relata el libro recientemente publicado. El rapai tuvo la “dulce ilusión”, dice, de discutir “sobre los esfuerzos para redemocratizar América Latina”.

“Mi idea era tratar de decirle que debería comenzar a abrir el Paraguay y que nuestros países deberían marcar el ritmo. Pero después de hablar, hablar, (Stroessner) se volvió y (me) dijo: 'Presidente, la democracia en Paraguay es mejor que la de Estados Unidos. Obtuve el 92% de los votos en las últimas elecciones '”, cuenta el exmandatario del vecino país.

Stroessner se refería a las elecciones de 1988, en que ganó con 1.187.738 votos al candidato liberal (PLR) Luis María Vega, quien contabilizó 9.545 votos y Carlos Ferreira Ybarra (PL), quien sumó 4.243 sufragios. Las últimas elecciones del dictador ya solo contaba con la participación de algunos pocos opositores, llamados “colaboracionistas”, mientras el resto era “abstencionista”, entre los cuales el principal era el PLRA, con líderes como Domingo Laíno, Tito Saguier, etc.

"Para Stroessner, yo era el dictador"

El político brasileño dijo haberse quedado “un poco perplejo, con la sensación de que, en opinión de Stroessner, yo era el dictador, y luego me di cuenta de cómo el poder adormece a los hombres. Terminé la conversación diciendo: 'Presidente Stroessner, medite sobre la democracia. Este es el momento para que Paraguay entre en la tendencia de Estados Unidos y regrese a un régimen democrático, sin imperfecciones. Haga esto y su presencia pasará a la historia. Nadie acepta el régimen de Paraguay '.

El diálogo que siguió fue:

- Presidente Sarney, Brasil no es mejor que Paraguay.

- Lamento tu análisis, pero puedes pagar un alto precio por tu intransigencia.

La prensa brasileña califica justamente la parte más jugosa del libro de Regina Estigarribia las referencias a Stroessner, según el artículo del periodista Euler de Franca Belem, en el Jornal Opcao.

Dejá tu comentario