24 feb. 2024

Dos perritas piden a su dueño que les compre chipa

Cuando escuchan al chipero ya van junto a su “papá” y le saltan. El video se volvió viral en las redes sociales.

Perritas

Las perritas se ponen felices cuando su dueño les compra el manjar.

Captura de video

Apenas escuchan al chipero entrar a la cuadra, con el parlante diciendo “chipa Barrero”, Wendy y Barba van corriendo y ladrando junto a su dueño, Christian Galeano, o By Cachito, como le conocen.

Las increíbles perritas le piden así a su humano que les compre el pan tradicional de Paraguay.

Christian contó a EXTRA que acostumbraba comprar chipa para comer y de paso le invitaba a su perrita Wendy, a la que tiene desde hace dos años. Luego, la mascota tuvo crías y una de ellas se quedó a formar parte de la familia y la llamó Barba.

Imagen de WhatsApp 2023-11-26 a las 11.34.45_2bf80bad.jpg

Las perritas son muy mansa y juguetona con sus conocidos, pero bien bravas con extraños.

“Yo no me daba cuenta, hasta que un día me mordieron y estiraron hasta que salí junto al chipero, ahí pillé y comencé a controlar”, recordó By Cachito.

“Cuando escuchan al chipero, vienen corriendo junto a mí, saltan todo hasta que les compro”, contó el señor, que tiene tu taller de chapería y pintura en Capiatá.

En un video subido en TikTok, se ve a las perritas jugando a una cuadra del taller con otro perro y cuando escuchan “chipa Barreeeero”, corren hasta su dueño, quien les dice: “¿Qué pasa che rajy? ¿querés chipa?”, y ahí las mascotas ya salen frente al auto del chipero, esperando merendar.

Apenas escuchan al chipero y van corriendo junto a su dueño.

Solo de uno

Lo raro para el dueño es que solo de un chipero quieren comer. “No sé cómo identifican, pero otros suelen pasar y no hacen caso, pero de este sí o sí cuando escuchan ya saltan todo, por poco y ya no hablan para pedirme la chipa”, contó el señor.

Christian compra una chipa para sus mascotas y parte a la mitad para darles, a veces vienen otros perros y también les invita.

En las redes, se ganó el cariño y respeto de los animaleros, por la manera en que mima a sus mascotas.

Las perritas son las encargadas de cuidar el taller de su dueño cuando él no está. “Son muy mansas y cariñosas con nosotros, pero con extraños no”, dijo.