14 jul. 2024

Compró para su auto sin saber que estaba embargado

La joven pide a la playa que le dé otro auto o que le devuelva su dinero, pero hasta el momento no le dan una solución.

auto

La joven compró el auto por G. 30.000.000 y pagaba a cuotas con mucho esfuerzo y sacrificio, pero ahora se quedó sin el móvil.

Más de una docena de policías rodearon la casa de Natalia Sandoval, el martes de la semana pasada. Sin entender muy bien lo que pasaba, salió a hablar con los uniformados quienes le dijeron que debían de llevar su auto.

“Pensé que era broma, pero luego me explicaron que el auto tenía embargo y que debían de llevar”, contó a EXTRA la afectada, que vive en Ayolas, Misiones.

Hace dos años, ella había comprado a cuotas para su vehículo, de una playa de autos de Encarnación. Es un New Vitz 2007, le costó 30 millones a cuotas.

“Ellos me habían acercado hasta Ayolas donde fuimos a una escribanía a hacer los papeleos y luego yo quedé en pagar todo en 12 cuotas. Nunca tuve problemas hasta ese martes”, lamentó.

Embed

El caso es que una joven, de nombre Liz Pamela, había comprado ese vehículo de otra playa de autos, pero como nunca pagó, el dueño del local le demandó, pero ella ya había vendido a otra persona el auto, que a su vez vendió a la playa de autos de Encarnación y este a Natalia.

“Ya perdí la esperanza de poder recuperar el auto que compré, pero quiero por lo menos que la playa de donde compré me dé otro o me devuelva mi plata, ya que mucho esfuerzo está invertido en ese vehículo”, dijo la afectada.

Sin embargo, los de la playa, que en ese entonces se llamaba Majo Automotores, dijeron que ellos también fueron estafados. “Yo me reuní y hablé con el vendedor el jueves pasado, me dijo que él no sabía nada del estado del auto y que ellos también fueron estafados, pero eso no es una solución para mí”, manifestó preocupada.

Entró en escuelita

La joven lamentó esta situación, ya que era su primer auto, por lo que no sabía que debía de averiguar si el vehículo tenía o no problemas.

“Ahora ya sé, ya entré en escuelita, pero igual no deja de doler, son años de sacrificio que se fueron al mazo. Hago público para que otra persona no pase por todo esto”, dijo.

Por otra parte, le bajoneó mucho que algunas personas comenzaron a decir que ella no pagó por su auto y que por eso vino la policía a llevar de ella el rodado. Sin saber que fue víctima de estafa.