04 mar. 2024

Atraparon a monito roba-bombachas en Pedro Juan Caballero

Varias mujeres enojadas llamaron a bomberos. El animal fue entregado a su dueña.

Monito.jpg

El mono fue fotografiado por los bomberos. Huver Bogado, dijo que varias mujeres le dijeron que robó sus calzones y corpiños.

Un mono que era el akãrasy (dolor de cabeza) de las vecinas del barrio Guaraní, de Pedro Juan Caballero, porque se llevaba todas las bombachitas y corpiños que colgaban por los alambres, fue agarrado por los bomberos.

El monito cabezudo fue llevado a su casa a otro barrio de donde se había escapado, para tranquilidad de las víctimas, quienes muchas veces se quedaron sin calzones limpios por culpa del mono zafado.

El bombero Huver Bogado, encargado de informes y estadísticas de los Bomberos Rojos pedrojuaninos, contó a EXTRA que con este mono en particular ellos tienen una historia muy especial.

El bombero recordó que hace un poco más de un año, hubo un incendio de vivienda y allí fue la primera vez que le vieron al monito y hablaron con su dueña. “Esa vez el mono también se escapó y lo volvimos a agarrar”, recordó.

Este mismo mono había sido se volvió a escapar y se fue hacia el barrio Guaraní, de donde una vecina llamó a los bomberos para que atrapen al ka’i porque armaba sarambi en las casas ajenas.

“Llegamos y el mono estaba en lo alto de una planta y no quería bajarse. Varias mujeres se acercaron y nos dijeron que estaban cansadas de que ese mono les robe sus bombachas y corpiños que ponían al sol para que se sequen”, contó.

Las afectadas aseguraban que solo esas prendas quería llevarse a lo alto de los árboles. Después de una hora de luchar por fin lograron atrapar al escurridizo mono y avisaron a la dueña, a quién ya conocían por el caso del incendio. La señora presentó su cédula y le entregaron su mascota.

No es el primer caso

En el año 2019, un mono igualmente fue agarrado por bomberos en Pedro Juan Caballero, en un apartamento del centro de la ciudad.

Este animalito fue acusado de haber robado como 50 bombachitas de estudiantes universitarias, según se recuerda. En esa ocasión los bomberos estuvieron más de una hora persiguiendo al mono para agarrarlo.