17 jul. 2024

Asesinan a indígena y a sus dos hijos

Policía apunta a que se trataría de un crimen por venganza contra el indígena, por pleito entre narcos.

colonia indigena.jpg

Carnet de identidad del indígena asesinado con sus dos hijos.

Sergio Ferreira, acompañado de sus dos hijos de 13 y 16 años, llegó al punto de encuentro con dos hombres en una zona boscosa de la comunidad Indígena Tacuarendyju, ubicada a 15 kilómetros aproximadamente del casco urbano de la localidad de Jorge Sebastián Miranda, distrito de Paso Barreto, Concepción.

Allí fueron citados por dos hombres vestidos con ropas camufladas, quienes apenas llegaron, los asesinaron de varios tiros.

Ocurrió a eso de as 20:00 de ayer y, al principio, se creyó que eran miembros del grupo criminal del norte, pero los investigadores creen que se trataría de un ajuste de cuentas entre productores de marihuana de la zona, teniendo en cuenta que en el bolsillo de uno de los indígenas encontraron algo de la droga.

“Esta gente fue visitada por dos personas que llegaron y les manifestaron que necesitaban mano de obra. Querían, supuestamente, que el finado trabaje para ellos”, indicó el comisario Wilfrido Maldonado, jefe de Investigación de Delitos de la zona, quien intervino en el hecho.

El uniformado detalló que la esposa del indígena atendió a los desconocidos y ellos le dijeron que querían contratarlo como peón de estancia. Sin embargo, ella les dijo que no estaba en casa en ese momento. “Entonces, ellos le dejaron un número de teléfono por un papel. Después le llamaron y se fueron de nuevo a la tarde, uno de los muchachitos salió para encontrarse con ellos y les dijeron que vayan todos, que vaya su papá”, indicó.

Cuando se fueron con el papá, los ejecutaron. “Es un problema probablemente entre gente que se dedica al cultivo de marihuana porque se encontró una muestra de marihuana en pedazos. Generalmente esta gente lleva como muestra. Se encontró en el bolsillo de uno de los fallecidos”, refirió el comisario.

Acotó que se sospecha que las víctimas “fallaron en el código” de los marihuaneros y, por la forma en que se cometió el crimen, se trataría de un ajuste de cuentas. Intervino la fiscal María Esther Giménez.