15 jun. 2024

Alquiló casas y después las vendió como si fueran suyas

Casi 20 personas denunciaron a supuesta estafadora de 23 años. Una de las víctimas entregó 110 millones por un dúplex en Lambaré.

20230911-005materialA,ph01_21650_46254691.jpg

Yeni y su familia abandonaron el dúplex, pero les parece extraño que el verdadero dueño jamás les pidió que entreguen las llaves. El lugar sigue vacío.

Gentileza

Cansados de vivir en alquiler, Yeni Melgarejo y su esposo ahorraron por varios años para comprar la casa de sus sueños.

Hace unos años contactaron con Verónica Wallace Fiorotto (23) la dueña de una inmobiliaria que les vendió una propiedad, pero como no era lo que el matrimonio esperaba, les devolvió el dinero.

En mayo de este año, la mujer los volvió a contactar, pero esta vez para ofrecerles un dúplex de lujo por G. 410 millones, en Lambaré. Ambos aceptaron porque se ganó su confianza.

En junio fueron a la escribanía y luego de entregar G. 110 millones como parte de pago, la pareja y sus dos hijos se mudaron; sin embargo, días después apareció el verdadero dueño, quien les reclamó por el alquiler.

Luego de varias averiguaciones, Yeni y su esposo descubrieron que Verónica alquiló el inmueble y les vendió como si ella fuera la propietaria.

Dueños por 8 días

Yeni contó a EXTRA que ocho días después tuvieron que abandonar el lugar por temor a ser desalojados.

“Ella me dijo que se trataba de un malentendido, que tiene los documentos y el título, pero tiempo después me dijo que su abogado nos va a llamar (para devolverles la plata), pero nunca lo hizo”, señaló.

En Asunción y Central hay más de 18 víctimas que fueron jodidas por la mujer, según mencionó la fiscal Laura Romero.

La mujer cuenta con orden de captura por estafa y producción de documentos no auténticos. Los afectados incluso ofrecen recompensa a cambio de saber su paradero.

“El esquema que ella montaba es muy grave, aparentemente escaneaba y falsificaba documentos y con eso vendía el dúplex que ella había alquilado”.

Se presume que actuaba en complicidad de la escribanía.

Jaimie Núñez es otra de las afectadas, que alquiló su casa a Verónica, pero ella la vendió. La nueva dueña (que también fue estafada) se niega a salir y le pide que le devuelva su dinero.