21 may. 2024

A punta de arma abusó de adolescente de 15

Policía detuvo al denunciado, un hombre de 71 años.

20240418-007materialA,ph01_8875_51957335.jpg

El victimario aprovechó que la adolescente se sintió mal para abusar de ella a punta de un arma.

Ilustración

Muy triste y desanimada, rara… Así encontró a su hija de 15 años, por lo que insistió en saber qué le estaba pasando.

Finalmente el martes, la adolescente se abrió con su madre y le contó que fue abusada por el señor a quien ayuda a clasificar y reciclar basuras en un populoso barrio de Mariano Roque Alonso.

Hugo Palacios, abogado que ayuda a canalizar la denuncia ante el Ministerio Público, explicó a EXTRA que se trata de una familia de escasos recursos y desde hace un mes comenzó a trabajar en el sitio. Le pagaba G. 30.000 o G. 50.000 por los días que se iba, pero todo cambió el sábado 13 último. La chica justo se sintió mal, le dolía mucho la panza. El patrón le ofreció entrar a la pieza y sentarse en la cama.

La humilló

“La nena se asustó cuando el señor llaveó la puerta y agarró un revólver que tenía en la mesita de luz. Le agarró del cuello y le amenazó con el arma para violentarla”, relató Palacios.

El profesional indicó que al terrible hecho, se suma que el hombre no usó protección y temen que haya podido contagiar alguna enfermedad.

“La víctima relató que después de todo, le tiró un G. 150.000 y le dijo que si contaba algo, le iba a matar, por eso el temor de contarle a su mamá”, comentó.

La fiscal del caso Blanca Zaracho allanó ayer la casa y detuvo a J. T. N. de 71 años. Será remitido hasta la Comisaría local.

Otro horrible caso

Un hombre enfrentará a la justicia por abuso sexual a su propia hija cuando tenía 11 años.

Según el informe del Ministerio Público pidió juicio oral para el sujeto. Los hechos ocurrieron entre 2018 y 2019 y que consistían en manoseos mientras el padre quedaba solo en la casa, en Minga Guazú.

La Fiscalía intervino el hecho en julio del 2023, luego de recibir una denuncia a través de Fono Ayuda 147. En ese entonces, ella huyó y se refugió en casa de sus padrinos por los maltratos físicos que sufría.

La ahora adolescente de 15 años, dijo en entrevistas psicológicas que llegó a contar a su madrastra sobre los abusos, pero esta no le creyó. Además indicó que no quería que su padre fuera a parar a la cárcel.