Viral

Le dieron platal como vuelto y devolvió todo

Joven de Ypacaraí tuvo una recompensa por el gesto. "Nunca me voy a olvidar, mi hijo", le dijo despensero.

El histórico despensero del centro de Ypacaraí no olvidará la muestra de honestidad del joven que le devolvió el platal que encontró en la bolsita de su compra.

Javier Amarilla, de 28 años, se fue a la despensa de don Valentín el miércoles, en busca de dos paquetes de servilleta. “Me preguntó cuánto era mi plata y le dije que 20.000; me trajo mi vuelto de 15.000 adentro de la bolsa y vine (a casa)”, relató.

Al llegar se topó no con su cambio nomás, sino con un abultado fajo de dinero ajustado con una gomita. “Ni siquiera me puse a contar, en dos minutos ya estaba otra vez ahí”, contó el muchacho.

Le preguntó al comerciante si le estaba faltando algo, pero el señor ni cuenta se dio de lo ocurrido hasta que el cliente se lo contó. Se trataba de unos G. 2.000.000.

“Nunca me voy a olvidar, mi hijo, de esto que estás haciendo”, fueron las palabras de don Valentín que calaron hondo en el corazón de Javier.

En agradecimiento recibió un 100.000, “coca repyrã (para la gaseosa)”.

El joven aprovechó para dar una lección acerca del valor de la honestidad a sus dos hijas pequeñas, tal como a él le enseñaron sus padres.

20210912-004carita,ph01_2242_29264805.jpg
Javier Amarilla, poblador de Ypacaraí.

Javier Amarilla, poblador de Ypacaraí.

Orgullo familiar

Esta historia tal vez no se hubiera conocido si no fuera por la mamá que pureó por su hijo en Facebook y que hizo que a él le lluevan mensajes de todas partes, felicitándole por lo que hizo.

“Pero así también hubo mucha gente que me dijo para qué pa devolví... Que hay pandemia, que no hay nada, chakeko hendy”, añadió desconcertado.

Es que, por más de que se encuentre buscando un empleo, como tantos paraguayos, quedarse con lo ajeno nunca fue opción para él. Mencionó que es la tercera vez que le toca devolver algo de valor. En la primera ocasión encontró también plata y en la segunda un celular cuyo dueño lo dejó olvidado en el micro. No hay nada mejor que tener la conciencia tranquila, reflexionó.

“Hay que se honestos en esta vida. Cuando hacés algo bueno te sentís muy bien, siempre estoy comprometido en ayudar a la gente”.

Temas

Dejá tu comentario