Extra
Destacados

Vendía yuyos y ahora irá al Gremio de Brasil

Se hizo fubolista por caradura y salió adelante sola.

Nacida en el distrito de San Juan del Paraná del departamento de Itapúa, María Carolina Torres Franco es una jugadora de 19 años, ejemplo de lucha y perseverancia por conquistar sus sueños.

Desde los 5 años le ayudada a su madre a vender yuyos en la zona baja de Encarnación y en sus ratos libres jugaba a la pelota con sus amigos del barrio. “Yo siempre me escapaba para ir a la canchita, a mi mamá casi nunca le gustó eso, pero nunca le hice caso, siempre me escondía y me iba, toda mi vida jugué al fútbol”, contó la itapuense a Diario EXTRA.

Su pasión por el deporte rey era incontrolable. La invitaron a que practique en una escuela de fútbol de varones y ahí inició toda su aventura. Luego pasó al fútbol femenino en el equipo Verde Olivo. Por sus buenas actuaciones, la selección de Alto Verá la convocó para disputar el Interligas departamental, donde se consagró bicampeona 2017 y 2018, cumpliendo uno de sus primeros objetivos.

“Un día fui con unas amigas a ver el partido de la selección encarnacena, quién diría que al año siguiente ya iba a ser campeona con una selección tan humilde como lo es Alto Verá”, aseguró.

Torres se desempeña en casi todos los puestos, aunque prefiere jugar de volante por izquierda o derecha, porque es ambidiestra. El 8 de diciembre viajó con el equipo de Alto Verá a un torneo internacional en Brasil. Carolina la rompió y un cazatalentos del Gremio, de nombre Alexander, enseguida puso sus ojos en ella. “Un empresario estaba observando y contactó con mis profesores. Me iré en enero a Porto Alegre”, comentó.

La joven tuvo que batallar prácticamente sola. “Mis familiares están contentos por más que antes no querían que juegue. Mi mamá de tan caradura que soy me dice ‘tereho pero ani eju nde rasé cheve, cuando te rompas las piernas’. Mi papá está orgulloso por más de que nunca me apoyó”, indicó.

Afortunadamente, encontró personas que la bancaron. “Gracias a Dios conocí gente buena que no es familia mía pero me apoya más que nadie”, destacó.

María Carolina aguarda con ansias el 2019 para ir a demostrar todo su talento en Gremio y cumplir sus metas en Brasil, haciendo lo que más ama.

Temas

Dejá tu comentario