Extra

Fama

Tremenda confesión ¡Gabi León no volvería a ser una cumbiambera!

Su madre le pidió antes de fallecer que deje los escenarios y ella respetó el pedido. Le hicieron una especie de exorcismo cuando le contó a su mamá que iba a ser bailarina.

La cazadora de primicias, Gabriela León, accedió a tomar un cafecito con Pelusa Rubín en donde fue contando varios aspectos que desconocíamos de su vida, el detrás de las coberturas.

Llegar a ser una de las periodistas más destacadas en nuestro país no le salió para nada barato, mencionó que al principio de su exitosa carrera en los medios algunos colegas realizaban comentario entorno a ella diciendo que solo servía para hacer foto epígrafes (colocarle los nombres a las fotitos) simplemente por ser una mujer bonita y de buen vestir.

12 13 a f4_7095000.JPG

“Yo comencé siendo telefonista del Diario Noticias, yo dije: “Esto es lo mío”. Yo empecé haciendo sociales, era lo que venía acorde a mí porque te producías, estabas maquillada o te mandaban a la peluquería. A mí me encantaba recibir a los artistas, era lo mío. Luego comenzaron a criticarme mucho, decían que yo solo sabía hacer foto epígrafes, que yo era una burra, me dio rabia eso. Después dije que yo puedo más, y me desafió en aquella época Julio Lezcano (periodista) a hacer policiales, sufrí un montón porque yo era calladita, luego veía sangre y soñaba todo”, dijo.

Gabi confesó que en aquella época trabajaba rodeada de muchos hombres y que fue acosada en varias ocasiones por estos.

Ya no más cachaca

La periodista por fin habló acerca de su pasado como bailarina de música tropical y porqué le molesta que se le consulte sobre esa etapa en su vida. Relató que esto surgió como una salida fácil para ayudar económicamente a su familia, pero lo simpático es que cuando le habló a su mamá sobre esta oferta laboral, la doña la llevó hasta una iglesia en donde rezaron por ella como si estuviera poseída por el “demonio de la cachaca”.

12 13 a f3 si_7094962.JPG
<div>Cuenta que la juzgan por haber bailado</div><div>"Mi mamá antes de que fallezca  me pidió que por favor dejara de bailar", dijo. Al ser preguntada qué cambiaría, sin dudar alegó que no volvería a bailar porque la gente la juzga por eso. "Yo me preparé, me formé y las personas dicen que llegué por tener una cara bonita", decía entre lágrimas.</div>
Cuenta que la juzgan por haber bailado
"Mi mamá antes de que fallezca me pidió que por favor dejara de bailar", dijo. Al ser preguntada qué cambiaría, sin dudar alegó que no volvería a bailar porque la gente la juzga por eso. "Yo me preparé, me formé y las personas dicen que llegué por tener una cara bonita", decía entre lágrimas.

“Mi mamá comenzó a rezar, hizo esas cadenas de oraciones, se iba al Seminario Metropolitano. Me hicieron esa imposiciones sobre la cabeza, como si estuviera poseída. ¡Imaginate! Yo iba a ser monja y de repente la loca apareció bailando con pollerita”, expresó.

Confunden su amabilidad

Agregó que ella es una persona muy tratable y que lamentablemente en varias ocasiones esto le trajo problemas porque algunas personas comenzaron a confundir su amabilidad con otras cuestiones.

“En ocasiones confunden mi trato afable con otro tipo de cosas. Yo a todo el mundo le digo “mi amor”, “mi vida”. La gente me ve con mucho carácter en la tele”, puntualizó.

Tiene que verse cuerona

Gabi mencionó que se obliga a ella misma a estar siempre en forma para el deleite de los que ven los espacios informativos, pero Pelu se preguntó en qué momento su colega hace todo eso teniendo en cuenta que pasa horas en el trabajo.

12 13 a f2_7094929.JPG
<div>"Mejor muerta que sencilla"</div><div>Gabriela mencionó que en ocasiones le toca realizar cobertura en horarios un poco complicado como a la madrugada, entonces ella negocia con las chicas del canal para que la dejen churra y le paga una comisión. Para la periodista es mejor estar muerta que sencilla porque cuida su imagen.</div>
"Mejor muerta que sencilla"
Gabriela mencionó que en ocasiones le toca realizar cobertura en horarios un poco complicado como a la madrugada, entonces ella negocia con las chicas del canal para que la dejen churra y le paga una comisión. Para la periodista es mejor estar muerta que sencilla porque cuida su imagen.

“Termino el trabajo en el canal, trato de mantenerme en forma porque famoso que ves en tu casa el caminador y no lo hacés. Es como que me obligo, llevo todos mis equipajes en la camioneta, voy al Ñu Guasu y ahí me pongo a caminar porque me relaja, camino escuchando música, no noticias, me desenchufo”, contó.

Dejá tu comentario