Extra

Fama

¡Suéltame, pasado! Cueronas se arrepienten de sus tatuajes y se borran

Faranduleras recurren al método láser para eliminar los dibujitos que se hicieron. Fabi Martínez admite que eran muy feos y que se hizo en la época de colegiala. Ahora quiere ver su piel limpia.

¿Por vergüenza? Muchas mediáticas decidieron borrarse los tatuajes que se hicieron en tiempos de juventud, hoy que maduraron ya no les agrada demasiado tener esas marca en sus cuerpos.

Algunas modelos están haciendo su transición de cachaqueras a chuchis y por ello deciden borrarse sus tatuajes, es el caso de Virginia Jiménez, quien quiere dejar de ser la Comecroquetas y ahora busca hacer carrera como modelo de alta costura, para ello debe borrarse el tatuaje que tiene en la cola.

Según contó en Teleshow, ya comenzó a hacer el tratamiento para borrárselo.

12 13 a f4.jpg
Las modelos deciden desaparecer parte de su pasado borrándose los tatuajes que se hicieron durante su juventud, algunas al llegar a la madurez se dan cuenta que cometieron un terrible error.
Las modelos deciden desaparecer parte de su pasado borrándose los tatuajes que se hicieron durante su juventud, algunas al llegar a la madurez se dan cuenta que cometieron un terrible error.

Eran muy vairos

La sensual Fabi Martínez es una amante de los tatuajes, actualmente tiene 8, pero está arrepentida de algunos que se hizo cuando era una tierna adolescente, la morena ya inició el tratamiento para borrarse tres de ellos.

En conversación con EXTRA la cuerona nos cuenta su experiencia. “Vos sabés que es la misma sensación que hacerse un tatuaje, pero en menos tiempo, a mí me tocan 12 sesiones, el doctor mide tu tatuaje y te explica todo el proceso y cómo funciona la técnica láser”, comentó.

“Soy fanática de los tatuajes, pero estos ya no daban más, me hice en mi época de inconsciencia, son muy feos, no puede una nena tan linda tener tatuajes tan feos, no hay perdón de Dios”, dijo entre risas.

Le gusta el dolor

A los 16 años la modelo se tatuó en una feria, así que imaginen la calidad de esos tatuajes; ahora que la tecnología avanzó ella decidió hacer uso de ella para librarse de ellos.

Fabi confesó que después de varios tatuajes siente que se volvió adicta a ese dolor. “Realmente son un dolor que terminan gustando”, contó entre risas.

12 13 a f2.PNG
Patty Orué se hizo un tatuaje que no quedó muy lindo y se lo borró. También Virginia quiere borrase unos cuantos.
Patty Orué se hizo un tatuaje que no quedó muy lindo y se lo borró. También Virginia quiere borrase unos cuantos.

Otras modelís

También en su momento Patty Orué hizo lo mismo y se mandó borrar el tatuaje que tenía en el vientre y otro que tenía en el brazo, ahora ya no tiene ninguna marquita y esta muy contenta por ello.

“Me hice y no me gustó, me quise hacer otro encima y no quedó bien y decidí no tener ninguno, es largo el proceso, duele, pero se puede”, comentó Patty Orué.

12 13 a f5.JPG
Se borró el tatuaje de su abdomen.
Se borró el tatuaje de su abdomen.

Medio carito

El tratamiento láser para borrar un tatuaje de 60 cm por 20 cm cuesta aproximadamente G. 3.600.000. Se realiza una sesión cada 15 días o cada 1 mes, dependiendo de la piel de cada paciente. Los tatuajes que más se solicitan borrar son los nombres de los exchulis, tribales y anillos matrimoniales.

Dejá tu comentario