Extra

Fama

El lado oscuro de la Mansión PlayBoy

Embed
Muchos hombres consideran como un ídolo al fallecido empresario y dueño de la Mansión Playboy, Hugh Hefner, pero toda esa fantasía sexual estaba manchada de secretos macabros que fueron descubiertos recientemente por uno de los exempleados, Stefan Tetenbaum, quien lejos de sentir pena por la muerte de su exjefe dijo que su deceso no le generó más que tranquilidad porque supuestamente era un hombre perverso y extremadamente desagradable.

Embed

Stefan comenzó relatando que trabajó dos años a finales de los 80 en la mansión y tenía funciones específicas como ayudar a las hermosas señoritas a ir a sus habitaciones cuando estas no podían hacerlo por sí solas al culminar los encuentros sexuales con empresarios y celebridades de la época.

"Hefner contrataba a famosos actores porno, como John Holmes, con penes gigantes, para que tuvieran sexo con las distintas chicas que él traía. Él casi nunca tenía sexo con las mujeres que se encontraban en la mansión, solo se limitaba a fumar marihuana y mirar las orgías que se realizaban a su alrededor. También, toda la mansión estaba monitoreada y hasta las líneas telefónicas estaban intervenidas para tener control total de lo que sucedía dentro de la propiedad", dijo.

ESTÁ ARREPENTIDA

Una de las novias de Hefner, se trata de Kendra Wilkinson, también salió a hablar a los medios diciendo que vivir al lado de este hombre le daba asco y la llevó a caer en una terrible depresión.

"Para aguantar una noche junto a él, yo tenía que emborracharme o fumar marihuana. Era la única manera de soportarlo. Luego fue peor porque me sentía deprimida todo el tiempo y empezaba a tomar desde muy temprano", mencionó.