Extra

Edición Impresa

"Zacarías Irún me echó, aun sabiendo que tenía cáncer"

Cerca de 600 personas fueron sacadas de la municipalidad de Ciudad del Este, desde que Javier Zacarías Irún y su esposa, Sandra McLeod, tomaron el poder en el 2001. No importó las condiciones de muchos de los trabajadores, algunos incluso con enfermedades terminales hasta hoy claman la indemnización de los despidos injustificados.

Celsa Miranda considera que su existencia sobre la tierra sigue siendo un milagro, ya que le detectaron cáncer de útero hace 17 años.

En medio de lágrimas, la doña recordó que en la época más difícil de su vida quedó sin empleo, ya que en el 2001 Javier Zacarías Irún, electo intendente de Ciudad del Este, la echó de la comuna sin pagarle un solo guaraní, aun sabiendo que padecía de una enfermedad incurable. Argumentaron disminución de personal, pero luego contrataron a otros funcionarios en su reemplazo.

“Nunca falté a mi trabajo durante los 9 años que estuve ahí. Inclusive en varias ocasiones con hemorragia y todo me iba para cumplir”, contó la afectada de 60 años.

Afectada

Desde ese entonces, inició una batalla para que le den el dinero que le correspondía por desempeñarse primero como limpiadora y después como cobradora, pero hasta el momento todo ha sido en vano.

“A muchos nos dejaron sin el sustento, nos unimos y le demandamos; ganamos en todas las instancias, aun así, no nos pagaron”, señaló.

Con la voz entrecortada, dijo que tanto ZI y su esposa, Sandra McLeod, nunca dieron la cara a pesar de los muchos pedidos de audiencia.

“Ya vendí todo lo que tengo, mis medicamentos son caros, muchas veces los hospitales no tienen y yo solo pido que me paguen”, suplicó.

Celsa aún tiene esperanzas de que la poderosa pareja esteña caiga y pague todas las lágrimas que, según ella, mucha gente derramó.

Afectados

Alicia Forcado también fue víctima del clan ZI, ya que con 7 años de antigüedad en la comuna, la sacaron en el 2001, sin darle ningún tipo de resarcimiento.

“Esta gente no merece ser llamada gente”, aseveró.

Alicia (53), se enteró hace un par de años que padece de cáncer de ovario, situación que no le impidió asistir a cada escrache y manifestación que se hacía para pedir intervención de la comuna. Ambas mujeres forman parte de la extensa lista de despedidos de la municipalidad.

El abogado que ayuda a un grupo de despedidos de la comuna, Hernán Romero señaló que existen cerca de 600 afectados.

"Nuestro grupo es de 23 trabajadores, despedidos en diciembre del 2001. En el 2006 se dictó resolución de reincorporación y pago de salario a caídos (2.760.000.000) que no se cumplió por lo que en el 2014 se dictó otra resolución de actualización de intereses (3.754.000.000) está resolución quedó firme y ejecutoriada... incluida en el presupuesto en el 2017 ... no se cumplío y este año denunciamos desacato", explicó el letrado.

ZI “fundió” negocio familiar

Alison Anisimoff

Alejandro Anisimoff, dueño de la primera empresa de transporte en CDE, perdió todos los itinerarios que tenía y quedó en la calle, tras prestar el servicio durante 45 años. Según su hija Alison, Zacarías Irún se encargó de fundirlos. Contó que el propio jefe de transporte, Nelson Rojas, era el vocero de los pedidos de coima a cambio de ganar las licitaciones a la que la empresa se presentaba. Dijo que ZI es más vivo que González Daher, Víctor Bogado y los propios fiscales.

“Tengo fe en la Justicia”

Dominga Cáceres

Dominga Cáceres fue una de las primeras trabajadoras de la comuna esteña. Con 35 años de antigüedad, la mujer fue despedida sin causa alguna por Sandra McLeod. Jamás le pagaron la indemnización a pesar de haber obtenido el fallo favorable de un juez que ordenó la ejecución de la sentencia. "Tengo fe en la Justicia, sé que esa gente va a pagar las injusticias que cometieron", señaló. Dijo que seguirá luchando.

Dejá tu comentario