Extra

Edición Impresa

Vive feliz ahora porque su casamiento era mau

Ilusionada, una mujer contrajo nupcias en el Registro Civil de Fernando de la Mora, tiempo después se dieron cuenta que la boda no fue válida, pero ella lejos de lamentar lo sucedido dijo que fue una grata jugada del destino, ya que tiempo después se separó.

Muchas hubieran armado un feroz escándalo al enterarse que todo el protocolo para casarse por el civil fue en vano, pero este no es el caso de Cristina Méndez. Ella, lejos de enojarse, dijo que fue una grata jugada del destino.

En diciembre del 2001 fue hasta el Registro Civil de Fernando de la Mora donde “aparentemente” se casó. Meses después regresó con el objetivo de renovar su cédula de identidad.

“Yo quería cambiar mi estado civil en el documento. Ahí me enteré que los datos de mi marido y el mío no figuraban en el acta”, explicó.

Tuvo que ir hasta el Registro Civil Central, de allí la mandaron al departamento de archivo donde finalmente encontraron el “libro hû”, pero la misma ni siquiera tenía el número de folio.

“Nos dijeron que nuestro casamiento era inválido, que era mau y que no figuraba en la central”, recordó. La única solución era volver a casarse.

Pese a lo ocurrido Cristina dice que nunca más hablaron del tema. Tiempo después se separó de su marido porque se terminó el amor.

Cristina al recordar la anécdota dijo estar feliz porque gracias a aquel error o mal proceder del oficial del registro, no gastó ni un peso en su divorcio.

Casos

Esta singular historia se suma a la larga lista de casamientos “mau” que fueron puestos al tapete en estos días en zonas como San Cristóbal, Alto Paraná, donde la propia presidenta de la Asociación de Jueces de Paz, Liliana de Bristot, dijo que existen cerca de 400 bodas que no tienen validez jurídica.

En muchos de los casos, las parejas descubrieron el hecho cuando se disponían a iniciar los trámites de divorcio.

Los encargados de las oficinas nunca remitieron los datos al Registro Civil Central.

Bolsillean el pago de los aranceles

Luis Esquivel, director del Registro Civil Central, señaló que entre las múltiples irregularidades pilladas en las oficinas regionales, se detectó que los oficiales que realizan las bodas no rinden cuentas.

“El libro de actas tiene 100 hojas y G. 85.000 por boda es lo que le toca al Registro Civil Central, es decir si celebraron 100 matrimonios G. 8.500.000 en total deben traer, pero muchos no hacen eso”, explicó.

Esquivel dijo que en el caso de San Cristóbal ya hay un grupo trabajando con ellos y esperan que el Ejecutivo de el ok para la implementación del decreto que permitirá convalidar las bodas celebradas en la zona así como los certificados de nacimiento que nunca figuraron en el acta.

Oficiales en la mira

Agregó además que está en planes denunciar a los oficiales de registros que no rindieron cuentas desde el 2014. Agregó que en zonas como Trinidad, Caazapá, Itá y Alto Paraná hay cientos de casos de bodas mau.

Actualmente el costo de un matrimonio por lo civil cuesta G. 392.523

Dejá tu comentario