Edición Impresa

Vicky, la reina del balón en Misiones

Es profe de Educación Física y también DT.

Pareciera ser que el destino colocó a María Victoria Acosta justo donde debía estar. Vivía frente mismo al club Ytororo de San Ignacio, Misiones, en una humilde casita. Ver la pelota rodar emocionaba de sobremanera a aquella inocente niña, que pese a su corta edad, ya había depositado en esas canchas sus anhelos y varias metas.

Entre juego y juego, Vicky demostraba en aquel gramado de fútbol su increíble potencial. Gambeta, precisión, perseverancia, sueños, todo eso en cada remate. La pequeña creció y junto con ella, sus objetivos.

“Crecí entre balones, luego empecé a jugar en varios clubes, llegué al Interligas con mi ciudad en 2014”, dijo a EXTRA.

Ese mismo año, su equipo llegó a la final del Campeonato Nacional Interligas, pero una fractura de tibia y peroné la alejó de su pasión.

“Cuando volví, después de un año, me costó mucho, pero mi mamá y mi hija me dieron la fuerza que necesitaba”, recordó. La número 9 de 32 años es tan mbarete que juega fútbol de salón, futsal y fútbol de campo. No solo es vicecampeona del primer Interligas, campeona Nacional de Fútbol de Salón y tetracampeona con San Ignacio; también logró 25 títulos en clubes y tuvo su paso por Guaraní en la primera división, donde se destacó.

Una crack

En total, Victoria y su espectacular pegada suman unos 200 goles.

“El fútbol es mi pasión, recorrí casi todo el país, estuve en Coronel Bogado, Yatytay, Pilar, etc.”, agregó.

Pero Vicky no solo se destaca como jugadora, también es profesora de Educación Física y es considerada la primera DT de un equipo femenino. “También fui asistente técnico en equipos masculinos y tengo carnet de Técnico de Fútbol de Salón de la Federación Paraguaya”, sostuvo orgullosa.

Con unas pilas cargadísimas, Acosta siempre fue la primera en llegar y la última en irse.

“Ahora, soy refuerzo de la Liga San Juan Bautista que disputa hoy la semifinal del Interligas, somos archirrivales, pero así es el fútbol y hoy me toca estar ahí”, mencionó entre risas.

Vicky dejó de ser aquella princesa que corría en las canchitas del barrio y se convirtió, como la conocen, en la reina del balón en todo Misiones.

Dejá tu comentario